Definición de templanza

Del latín temperantia, la templanza está relacionada con la sobriedad o moderación de carácter. Una persona con templanza reacciona de manera equilibrada ya que goza de un considerable control sobre sus emociones y es capaz de dominar sus impulsos.

Templanza

El cristianismo considera la templanza como una de las cuatro virtudes cardinales. Se trata de una virtud moral que consiste en la moderación de los apetitos y de la atracción que ejercen los placeres a partir de la razón.

De acuerdo a esta doctrina religiosa, la templanza refleja el dominio de la voluntad humana y permite poner límites a los deseos (generalmente vinculados al pecado). La templanza permite que la persona sea equilibrada y sopese su tendencia natural hacia los placeres de los sentidos y el recogimiento espiritual.

La religión cristiana explica que las energías destinadas a satisfacer los deseos de los sentidos pueden volverse destructivas, y que es gracias a la virtud de la templanza que la personas pueden reconocer cuáles son sus necesidades reales (aquellas que colaboran con su desarrollo y con su bienestar) y cuáles son las necesidades creadas a partir de los deseos inagotables que surgen por el ego y que, por lo tanto, perjudican al individuo.

En este sentido, la templanza dotan a los seres humano de libertad, ya que impide el surgimiento de vicios o el sometimiento a los impulsos.

En el ámbito de la pintura, la templanza es la armonía y la buena disposición de los colores. El concepto, una vez más, aparece asociado al equilibrio.

Movimiento por la templanza

TemplanzaSe conoce por el nombre de Movimiento por la templanza o por la temperancia a un movimiento de tipo social en contra del consumo de alcohol, que se difundió en países anglosajones, como ser Estados Unidos, Inglaterra, Nueva Zelanda, Irlanda, Australia y Canadá. Entre sus objetivos, se encontraba acabar con el alcoholismo, y lo buscaba a través de campañas de promoción de la abstinencia, así como apoyando las propuestas de ley que se opusieran al consumo de bebidas alcohólicas en exceso.

A finales del Siglo XVIII y principio del XIX, las primeras asociaciones o ligas por la templanza vieron la luz en suelo norteamericano, más precisamente en Nueva York, Virginia y Connecticut. Se movían basados en los daños, tanto físicos como psicológicos, que produce el alcohol. Con el tiempo se fueron extendiendo: antes del año 1830, la iniciativa se vio reflejada en otros ocho estados.

Específicamente en el año 1826 se dio origen a la Sociedad Norteamericana por la Templanza, que gozó de mucha popularidad gracias al respeto que por ese entonces la sociedad norteamericana sentía por la moral y los preceptos religiosos. En poco más de una década consiguió superar las 8000 sedes locales y el millón y medio de asociados, y no pasó mucho tiempo antes de que lograran publicar sus ideas en papel en casi dos decenas de medios impresos.

Sus integrantes encontraban una fuerte relación entre el consumo desmedido de bebidas alcohólicas y la violencia de género hacia la mujer, por lo cual colaboraban frecuentemente con organizaciones a favor de los derechos de la mujer. Un personaje que sin duda sobresalió entre los seguidores del movimiento fue Carrie Nation, una mujer que dejó imborrables huellas a través de sus “visitas inesperadas” a bares y tabernas con un hacha, que utilizaba para hacer añicos las botellas.

Algunas de las religiones que apoyaron el desarrollo de este movimiento, tanto directa como indirectamente, son el metodismo y el mormonismo. Su mejor momento lo vivió gracias a la Ley Seca, aunque el pueblo pronto llegó a la conclusión de que la prohibición generaba más problemas que la libertad.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2010. Actualizado: 2010.
Definicion.de: Definición de templanza (http://definicion.de/templanza/)