Definición de vegetal

Lo primero que vamos a hacer es proceder a determinar el origen etimológico del término vegetal. En este caso, nos encontramos que con el hecho de que emana de una palabra del latín: vegetare, que puede traducirse como “crecer”.

Vegetal

Un vegetal es un ser orgánico que crece y tiene vida aunque no muda de lugar por impulso voluntario. Los vegetales, de hecho, carecen de aparato locomotor. El término también se utiliza para nombrar a todo aquello perteneciente o relativo a las plantas.

Los vegetales pueden sintetizar su propio alimento a través de la fotosíntesis. Están compuestos por organismos multicelulares (con células eucariotas) y pueden medir desde unos pocos centímetros (como el musgo) hasta varios metros de altura (como ciertos árboles).

El concepto es poco utilizado en el ámbito científico, donde se prefiere hablar de plantas (un taxón estudiado por la botánica, que es una rama de la biología). El uso de la noción de vegetal queda limitado a la comida y a lo referente a la nutrición o la gastronomía.

Los alimentos vegetales incluyen a las hortalizas (como las verduras y los tubérculos) y las legumbres. La lechuga, el tomate, el apio y la cebolla son vegetales. Todos estos tipos de alimentos tienen diversas vitaminas que ayudan al organismo de distintas formas.

No obstante, existen muchos tipos más de vegetales. Así, nos encontramos con las verduras, las frutas, los cereales, los tubérculos, los frutos secos, las algas, las setas, los edulcorantes naturales, las especias y las conocidas como plantas estimulantes que permiten obtener alimentos tales como el café.

Se conoce como vegetarianismo al régimen alimentario que abstiene del consumo de carne de cualquier animal (vacas, cerdos, pollos, pescados, etc.) y que se basa en el consumo de vegetales, frutas y cereales. Aquel que practica estas dietas se conoce como vegetariano.

Además de todo lo expuesto hay que subrayar que este citado régimen alimentario es tomado como máxima por multitud de personas sustentándose en diversas razones y motivos. Así, por ejemplo, están las que lo adoptan por motivos religiosos, las que lo hacen por cuestiones de salud o las que toman como base criterios éticos. Estas últimas son las que deciden hacerse vegetarianas porque están en contra del daño que se les hace a los animales.

Existen diversos tipos de vegetarianos. Hay quienes no ingieren ningún producto derivado de los animales, como los huevos o la leche. En estos casos, se habla de vegetarianos estrictos o veganos.

Es interesante establecer que los veganos no sólo tienen unas férreas convicciones en materia alimentaria, sino que además esas las extrapolan a otros aspectos de su vida como, por ejemplo, el vestuario. En este sentido, se oponen a llevar cualquier tipo de prenda que haya sido confeccionada haciendo uso de pieles animales así como lanas o sedas de la misma procedencia.

Y todo ello sin pasar por alto tampoco que estas ideas les hacen rechazar de pleno actividades de ocio como pueden ser los circos, las corridas de toros o los parques temáticos por considerar que tratan con menosprecio a los animales.

La opción de alimentarse sólo de vegetales suele ser una decisión ética de quienes se oponen a que se sacrifiquen animales por su carne.

  • Compartir