Definición de adicción

Del latín addictĭo, la adicción es el hábito que domina la voluntad de una persona. Se trata de la dependencia a una sustancia, una actividad o una relación. Por ejemplo: “El actor debió internarse en una clínica especializada para tratar su adicción a las drogas”, “Perdí muchos años de mi carrera a causa de mi adicción”, “Estoy preocupada: creo que mi hijo tiene una adicción a Internet”.

Adicción

Las adicciones controlan los pensamientos y los comportamientos de las personas, que sólo desean conseguir o realizar la cosa deseada. Para satisfacer este deseo, los adictos pueden cometer ilícitos, distanciarse de sus seres queridos y poner en riesgo su propia integridad, ya que pierden noción de la realidad.

Es importante distinguir entre un hábito consumista y una adicción. Una persona que tiene el hábito de beber una copa de vino al día no es adicta; en cambio, el individuo que siente la necesidad de beber todos los días y que no puede detenerse sufre una adicción.

La adicción, por lo tanto, tiene graves consecuencias en la vida cotidiana de los adictos. Una adicción puede generar problemas de salud, daños en los vínculos humanos, inconvenientes en el trabajo, etc.

Existen diversos síntomas que vienen a dejar patente que una persona en cuestión está bajo los influjos de una adicción. En concreto, entre los más significativos se encuentran los siguientes:
• Pérdida del interés en aficiones o actividades que antes eran muy importantes.
• Cambios en el peso.
• Alteraciones bruscas en el estado de ánimo.
• Irritabilidad.
• Ira y nerviosismo del adicto cuando alguien le plantea que lo es.
• Debilidad y dificultad para conciliar el sueño.
• Cuadros de ansiedad, estrés o depresión.

En cualquiera de los tipos de adicción existente, lo fundamental es que la persona que desee conseguir su recuperación siga los siguientes consejos:
• Debe manifestar abiertamente a su pareja, familiares o amigos que tiene intención de dejar aquella situación.
• Debe pedir a las personas de su entorno que le ayuden y que estén a su lado en el momento que lo necesite.
• Es fundamental que tenga claro que deberá dejar de acudir a los lugares donde pueda volver a estar en contacto con lo que le ha producido esa adicción.
• Es imprescindible también que sea consciente de que por tener esa adicción no es una persona mala sino simplemente un enfermo.

Todo ello sin olvidar, por supuesto, que el adicto debe tener claro que el proceso de recuperación es muy largo, que toda su vida va a tener que tener el problema bajo control y que debe contar con la ayuda experta y profesional para conseguir su objetivo. Asimismo es fundamental que esté motivado y con ganas de luchar para recuperar la vida que tenía anteriormente.

La drogadicción o drogodependencia es la adicción a las drogas e implica un esfuerzo infructuoso para interrumpir el consumo (que es cada vez mayor), una reducción de las actividades cotidianas debido a la ingesta de la droga y el sufrimiento de un síndrome de abstinencia cuando se suspende el consumo.

El alcoholismo, el tabaquismo y la ludopatía son otras adicciones con serias consecuencias para los individuos.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2010. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de adicción (https://definicion.de/adiccion/)