Definición de ángulos suplementarios

Las figuras geométricas que están formadas por dos semirrectas, las cuales comparten origen (vértice), se denominan ángulos. El adjetivo suplementario, por su parte, hace referencia a aquello que suple o complementa algo.

Ángulos suplementarios

A partir de estas ideas, resulta sencillo comprender qué son los ángulos suplementarios. Se trata de aquellos ángulos que, cuando se suman entre sí, se obtiene como resultado dos ángulos rectos. Como cada ángulo recto mide 90º, la suma de los ángulos suplementarios es igual a 180º (es decir, a un ángulo llano).

De esta manera, partiendo de todo lo expuesto nos toparíamos con el hecho de que el suplementario de un ángulo de 135º sería uno de 45º o de que el suplementario de un ángulo de 179º es uno de 1º.

Es importante no confundir los ángulos suplementarios (que sumados dan 180º) con los ángulos complementarios (que suman 90º). Mientras los ángulos suplementarios equivalen a dos ángulos rectos, los ángulos complementarios son equivalentes a un ángulo recto.

Además de lo que hasta el momento hemos manifestado, es interesante que seamos conscientes de que en la vida cotidiana encontramos muchos ejemplos de ángulos suplementarios. En concreto, estos los podemos hallar en lo que son estructuras de todo tipo, pero más exactamente en las que se consideran que tienen que soportar mucho peso.

¿Qué ejemplos tenemos a nuestro alrededor al respecto? Pues desde los puentes de arcos que podemos ver en numerosos pueblos y ciudades hasta las carpas que se levantan para acoger una boda al aire libre pasando también por lo que puede ser la viga que existe en una casa o local y que se presenta de manera perpendicular a lo que es el suelo.

En todas citadas estructuras podemos apreciar claramente lo que son ángulos suplementarios.

Pero no solo eso, en nuestro día a día, también tenemos ejemplos de los ángulos complementarios. En concreto, quizás el ejemplo más claro y el que nos permita entender más y mejor cómo son esos lo hallamos en las manecillas que tiene cualquier reloj.

Se pueden obtener ángulos suplementarios apelando a la aritmética. Supongamos que pretendemos averiguar el ángulo suplementario b de un ángulo a. Para esto, debemos restarle el ángulo a a 180º y el resultado será el ángulo b, su suplementario.

Por ejemplo: si el ángulo a mide 125º, cuando restamos 125º a 180º alcanzaremos un resultado de 55º. Podemos comprobar que se trata de ángulos suplementarios al sumar 125º (el ángulo a) y 55º (el ángulo b), cuyo resultado es igual a 180º (un ángulo llano o dos ángulos rectos).

Los ángulos suplementarios también pueden clasificarse de otros modos. Si estos ángulos comparten origen y un lado, y sus otros dos lados son semirrectas opuestas, se trata de ángulos adyacentes. Además, al contar con un lado y el vértice en común, son ángulos consecutivos o contiguos.

Además de todo lo expuesto, tenemos que subrayar que los ángulos suplementarios se convierten en piezas claves dentro de distintas disciplinas, pero, sobre todo, en las matemáticas y también en la arquitectura.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2015. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de ángulos suplementarios (https://definicion.de/angulos-suplementarios/)