Definición de autoedición

Escuchar el artículo

El concepto de autoedición se emplea para hacer referencia al acto y resultado de autoeditar. Este verbo (autoeditar), a su vez, alude al proceso que desarrolla una persona para encargarse del diseño y la impresión de una publicación haciendo uso de una computadora, obteniendo un resultado semejante al que ofrecen las editoriales.

Conocida en lengua inglesa como self-publishing, la autoedición se sustenta en la utilización de un software que posibilita la maquetación y de una impresora que permite plasmar el contenido digital en un papel. Otra posibilidad es que el individuo se encargue del diseño y luego envíe el material a una imprenta.

Publicación

Los escritores que optan por la autoedición mantienen el control de las ventas de los ejemplares.

Cómo realizar una autoedición

Contar con una computadora resulta indispensable para el desarrollo de una autoedición. El equipo, a su vez, tiene que disponer de un programa informático para el diagramado de las páginas. Así se pueden organizar los diferentes elementos que se desean incluir en la publicación (textos e imágenes).

Microsoft Publisher, Adobe InDesign, QuarkXPress y CorelDRAW Graphics Suite on algunas de las herramientas más populares de maquetación. De todas maneras, se puede usar cualquier programa que sirva para combinar texto, fotografías, ilustraciones, etc.

Si bien la autoedición puede quedar íntegramente en el plano virtual (generando un documento en PDF, por ejemplo), lo habitual es que derive en la impresión de la obra. El último paso puede implicar la utilización de algún mecanismo de encuadernación.

Obra

Una de las ventajas de la autoedición es que permite imprimir pocos ejemplares.

Sus orígenes

La autoedición nació a mediados de la década de 1980. Sus orígenes se vinculan al lanzamiento de software del tipo WYSIWYG, que muestra durante la edición el mismo resultado que se consigue al finalizar la tarea.

A estas aplicaciones hay que sumar el auge de las impresoras domésticas, que simplificaron el paso de la pantalla al papel. Imprimir, así, dejó de ser una actividad exclusiva de imprentas y editoriales.

Autoedición impresa vs. autoedición digital

Como ya indicamos, la autoedición puede tener dos finales posibles: una obra impresa en papel o una obra en formato digital. A nivel general, la primera alternativa resulta más costosa.

La autoedición en papel suele ser elegida por quienes apuntan a una distribución acotada de su creación. El procedimiento se puede desarrollar por completo a nivel hogareño, aunque es frecuente que para ciertos pasos se acuda a una empresa. Un escritor puede diseñar (maquetar) su libro y después enviarlo a una editorial que trabaje por encargo para su impresión y encuadernación.

La autoedición digital, en cambio, es más sencilla. Existen programas de uso gratuito que sirven para completar todas las actividades y producir el documento en cuestión. El principal desafío para el autor suele ser, en estos casos, encontrar la forma más apropiada de distribución del material.

No se puede dejar de mencionar una tercera opción que combina ambas posibilidades: la autoedición en papel bajo demanda, que consiste en imprimir la obra solo a partir de un pedido.

Ventajas y desventajas

Se pueden reconocer beneficios y puntos en contra de la autoedición. Entre los aspectos positivos, se mencionan habitualmente que la dirección de todo el proceso de edición queda en manos del autor, quien además mantiene el control de las ventas.

Como cuestiones negativas, se debe considerar que se requieren de ciertos conocimientos para que el resultado sea óptimo y que la llegada al lector es más complicada que a través del mercado editorial convencional.

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2022.
Definicion.de: Definición de autoedición (https://definicion.de/autoedicion/)

Buscar otra definición