Definición de catastro

La expresión del griego bizantino katà stíchon, cuya traducción literal es “línea a línea”, derivó en katástichon. Este vocablo llegó al italiano antiguo como catastico, que se transformó en catastro en el italiano dialectal y en catastre en el francés antiguo. La evolución etimológica continuó en nuestra lengua, donde el término catastro alude a un registro, un inventario o un empadronamiento de los bienes inmuebles.

Catastro

El catastro, en definitiva, es un padrón que desarrolla el Estado con la descripción de los inmuebles urbanos, rústicos y especiales. Este registro permite conocer la superficie de las fincas, dónde están ubicadas y cuál es su uso, datos que se utilizan para establecer los impuestos correspondientes según las características detalladas.

El origen de los catastros se encuentra en la Antigua Roma. Servio Tulio fue el rey que estableció el llamado Census Romano con la intención imponer un tributo a la propiedad. Este impuesto, conocido como Tributum soli, debía ser abonado por los terratenientes y los integrantes de la nobleza de acuerdo a los bienes inmuebles de su propiedad.

Desde entonces se utiliza el catastro como una base para la determinación de impuestos. Estos padrones también brindan información de utilidad para la planificación urbana y la reestructuración del territorio, e incluso permiten proteger la seguridad jurídica vinculada al derecho de propiedad ya que constituyen el soporte de las escrituras de dominio y traslación.

Es habitual que el catastro se divida en tres secciones: el catastro geométrico (que mide, ubica y representa el inmueble en cuestión), el catastro jurídico (indica el vínculo entre el sujeto activo, la propiedad y el sujeto pasivo) y el catastro fiscal (establece el valor del bien para la fijación de un impuesto proporcional).

Además de todo lo expuesto, podemos destacar otra serie importante de datos de interés acerca del catastro como son los siguientes:
-El catastro más antiguo del que se tiene conocimiento es el libro “Becerro de las Behetrías de Castilla”. Fue realizado en el siglo XIV por orden del rey Pedro I de Castilla y se conoce como becerro porque se escribió sobre pergamino que se consiguió a partir de piel de becerro. Vino a recoger todas y cada una de las llamadas behetrías que existían en aquel momento en el llamado Reino de Castilla.
-De la misma manera, no podemos pasar por alto que otro de los catastros más interesantes de la historia es “Domesday Book”. Este fue realizado para que el rey Guillermo I de Inglaterra, “el Conquistador”, pudiera conocer los recursos que tenía en su reino.
-No hay que olvidar que otro de los catastros históricos más relevantes es el conocido como “Catastro de Ensenada”, que se llevó a cabo en el año 1749 en todos los rincones que daban forma a la Corona de Castilla. El rey Fernando VI fue el que ordenó la realización del mismo a propuesta de su ministro el Marqués de Ensenada. En el mismo se incluían desde las propiedades territoriales existentes como el número de habitantes, el ganado, las rentas, los censos, los edificios…Toda esa información se obtuvo a partir de preguntas que se les realizaron a los vecinos y que permitieron conocer tanto la riqueza de esos territorios como información demográfica.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2016. Actualizado: 2018.
Definicion.de: Definición de catastro (https://definicion.de/catastro/)

Buscar otra definición