Definición de cisura

Procedente del vocablo latino scissūra, la idea de cisura permite referirse a una abertura o hendidura que se registra en alguna estructura. Puede tratarse de un surco que se origina de manera natural o que se produce por algún tipo de lesión o enfermedad.

Cisura

Es habitual que el concepto de cisura se emplee para nombrar a los pliegues que se encuentran en el cerebro, el cerebelo y el bulbo raquídeo. La cisura intercerebral, también llamada cisura interhemisférica, realiza la división del cerebro en dos hemisferios que están vinculados entre sí mediante el cuerpo calloso.

Estos hemisferios, a su vez, están divididos en lóbulos por otras cisuras. La cisura de Rolando, en este marco, permite distinguir entre el lóbulo frontal y el lóbulo parietal. La cisura de Silvio, por su parte, separa el lóbulo temporal del lóbulo parietal y del lóbulo frontal. La cisura calcarina, la cisura de Broca, la cisura superfrontal y la cisura simiesca son otras cisuras presentes en el cerebro.

En el cerebelo se encuentran la cisura longitudinal, la cisura horizontal, la cisura posterolateral y la cisura adoccipital, mientras que en el bulbo raquídeo se puede reconocer la cisura media posterior.

También hay cisuras en otras partes del cuerpo más allá de la cabeza. Entre ellas podemos nombrar la cisura de la glotis (en la garganta), la cisura corneal (en el ojo), la cisura antitragohelicina (en la oreja) y muchas otras.

Ciertas cisuras son patológicas y aparecen ante la irrupción de determinados trastornos. Ese es el caso del surco de Harrison, que se advierte con el raquitismo avanzado, y del surco de Liebermeister, producido por una compresión en la zona de las costillas, por ejemplo.

Acerca de la cisura de Silvio

Como se evidencia unos párrafos más arriba, junto con la cisura de Rolando la de Silvio es una de las más importantes del cerebro de nuestra especie, y de hecho también se encuentra entre las más fáciles de divisar. Se ubica en la parte inferior de los dos hemisferios, en la línea conocida con el nombre de naso-lambdoidea, y luego recorre de forma transversal casi toda la superficie cerebral.

Una de las razones que hacen de esta cisura una de las que mayor relevancia poseen en nuestra anatomía es el hecho de que separe los lóbulos parietal y temporal, así como el temporal y el frontal en su parte inferior. Además, no existe en el cerebro humano una hendidura más profunda; tanto es así, que aloja en el fondo de sus paredes la ínsula, el denominado quinto lóbulo cerebral, y la circunvolución temporal transversa, que está involucrada en el proceso de la audición.

Algunas enfermedades tienen la característica de que la cisura de Silvio no se forme adecuadamente o bien que se altere de alguna manera. En el mal de Alzheimer, por ejemplo, a lo largo de su desarrollo acarrea que la hendidura se amplíe, como resultado de la degeneración que sufre el tejido neuronal. Esto no es privativo de esta enfermedad, sino que también se puede apreciar en otras de tipo neurodegenerativo y en algunas demencias.

Por otro lado se encuentra la lisencefalia, una anomalía que se produce durante el desarrollo neuronal y que se caracteriza por la apariencia lisa del cerebro, ya que provoca que tenga pocos surcos o bien ninguno, a causa de un porcentaje extremo de migración neuronal: ya sea su ausencia, un déficit o un exceso de la misma.

El síndrome perisilviano acarrea ciertos problemas motoros o casos de parálisis en el rostro, y esto se debe a que en las partes del cerebro que rodean la cisura de Silvio se dan trastornos de desarrollo.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2016. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de cisura (https://definicion.de/cisura/)

Buscar otra definición