Definición de deliberación

El concepto de deliberación, que procede del latín deliberatio, alude al acto y el resultado de deliberar: analizar los beneficios y las desventajas de una decisión antes de concretarla o de descartarla según los efectos previstos.

Deliberación

Por ejemplo: “El tribunal decidió aplazar la deliberación sobre la legalidad de la medida anunciada por el gobernador”, “La deliberación de los socios se extenderá varias semanas”, “El jurado comenzó ayer la deliberación sobre el veredicto”.

Las deliberaciones se llevan a cabo en todos los ámbitos de la vida. En ocasiones es un proceso informal y espontáneo; en otras, forman parte de un mecanismo preestablecido y sujeto a ciertas reglas.

Es importante mencionar que una deliberación puede ser individual. Supongamos que una persona tiene que decidir qué preparar para la cena. Antes de tomar una decisión, abre la alacena y la heladera (la nevera) para ver cuáles son los ingredientes que tiene a su disposición. Entonces inicia una deliberación interna para definir el menú adecuado según sus posibilidades.

Los integrantes de un matrimonio, por otra parte, pueden desarrollar una deliberación antes de decidir el destino de sus próximas vacaciones. Marcos propone ir a una playa, mientras que Ana prefiere viajar a la montaña. Ambos debaten los puntos a favor y en contra de cada opción hasta que llegan a un acuerdo.

En otros contextos, la deliberación se lleva a cabo de una manera más estructurada. Los legisladores, por citar un caso, deliberan antes de proceder a una votación. Lo mismo realizan los miembros de un tribunal o de un jurado antes de un fallo.

Los pasos para llevar a cabo una deliberación, sin importar que ésta se encuentre en un marco formal o informal, son los siguientes:

* definir el objetivo deseado: no es posible comenzar a deliberar si no existe una meta, el deseo de tomar una decisión o llevar a cabo una acción. En el ámbito personal, puede tratarse de cuestiones como las mencionadas en los ejemplos anteriores, que no acarrean consecuencias muy importantes, mientras que en el legal puede poner sobre la balanza el derecho del acusado a continuar en libertad o incluso con vida;

Deliberación* identificar los pros y los contras: la deliberación consiste precisamente en observar de forma consciente y detenida todos los puntos a favor y en contra de la decisión que queremos tomar, y por eso no puede tener lugar en una fracción de segundo. Necesitamos tomarnos un tiempo para mirar a nuestro alrededor y anticiparnos a lo que ocurriría si siguiéramos adelante;

* el veredicto: tanto en un tribunal como en nuestra propia casa, luego de la deliberación llega el veredicto, ese fallo, juicio o dictamen que emitimos luego de la reflexión y que marca el rumbo de nuestro accionar a partir de ese momento.

Dado que la deliberación se opone a la negligencia o la falta de consciencia a la hora de actuar, es lógico que las decisiones que se desprendan de dicho momento de reflexión y debate sean meritorias de penas y reproches si acarrean graves consecuencias. Podríamos decir que ante la ausencia de deliberación se actúa por impulso, aunque con ciertos matices también sería correcto adjudicar la falta de previsión a la costumbre.

El adverbio deliberadamente sirve para describir el modo en el que actuamos luego de una deliberación, tanto interna como grupal. Dependiendo del contexto, puede usarse para enfatizar el cuidadoso planeamiento que hay detrás de una decisión, pero también para regañar a alguien que se ha saltado una regla, por ejemplo: “Se nota que sus pasos son deliberados, que analiza cuidadosamente el camino y cada uno de sus movimientos antes de avanzar”, “No entiendo por qué has hecho esto, y menos que hayas actuado deliberadamente”.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2017. Actualizado: 2018.
Definicion.de: Definición de deliberación (https://definicion.de/deliberacion/)

Definiciones Relacionadas

Buscar otra definición