Definición de diaforesis

El término griego diaphórēsis llegó al latín tardío como diaphorēsis, que luego derivó en diaforesis. De acuerdo al diccionario de la Real Academia Española (RAE), este concepto permite aludir al sudor.

Diaforesis

Se denomina sudor, por su parte, al líquido transparente segregado por las glándulas sudoríparas que se encuentran ubicadas en la piel de los animales mamíferos. Esta sustancia presenta una composición química similar a la que tiene la orina.

En el ámbito de la medicina, la idea de diaforesis se emplea específicamente con referencia a la sudoración excesiva. Las causas de la diaforesis pueden ser variadas y vincularse a una respuesta fisiológica o patológica.

Cuando la diaforesis es una consecuencia de un ejercicio físico intenso o de una elevada temperatura ambiental, se trata de una reacción fisiológica (normal). En cambio, si la diaforesis se debe a motivos como el efecto crónico del consumo de anfetaminas o el síntoma de alguna enfermedad, la reacción es patológica (anormal).

Es importante, por lo tanto, determinar si la diaforesis es una respuesta normal del organismo o una consecuencia patológica de algún trastorno. Dicha determinación debe ser realizada por un médico.

Por lo general la diaforesis es patológica al presentarse con síntomas como problemas respiratorios, pérdida de peso o dolores en la cavidad torácica. En esos casos es posible que la sudoración esté vinculada a algún inconveniente físico. Otro detalle a tener en cuenta es si la diaforesis se produce con el individuo en reposo y con temperatura fresca: en dicho contexto, lo más probable es que sea una condición patológica.

Las situaciones normales también pueden conducir a diferencias en las características de la diaforesis de cada persona: en las épocas de calor, cuando estamos muy nerviosos o cuando hacemos actividades físicas intensas, todos sudamos en proporciones y a ritmos diferentes, sin que esto se salga de los límites de lo “normal”, desde un punto de vista fisiológico. De hecho, no podríamos sobrevivir si nuestro cuerpo no eliminase ciertos residuos de esta manera.

DiaforesisCuando la sudoración excede el límite de la utilidad, el organismo ya no se beneficia con esta actividad sino que, por el contrario, comienza a sufrir ciertos trastornos. Como se menciona más arriba, un caso de diaforesis debe ser evaluado, diagnosticado y tratado por un profesional de la salud; el único inconveniente es que, como en la mayoría de los problemas que no nos invalidan, queda en nosotros la responsabilidad de pedir ayuda a un médico.

Por eso, si sufrimos de sudoración excesiva debemos analizar por nuestra cuenta si solamente ocurre en situaciones normales o si también se da en momentos de reposo y temperatura ambiental baja. En general, la diaforesis provoca que el cuerpo se empape de sudor, aunque esto también puede pasar sin que haya un trastorno de por medio.

Mucha gente confunde este concepto con hiperdrosis, una enfermedad también caracterizada por el exceso de sudor, que tiene lugar como resultado la hiperactividad del sistema nervioso y suele ser la causa de la diaforesis. Esta última tiene una amplitud mucho mayor, ya que puede aparecer como consecuencia de diversas enfermedades y, a diferencia de otras, exigen la actuación de un especialista para su tratamiento.

Dicho esto, es entendible que los médicos suelan enfocarse en el tratamiento de las causas de la diaforesis para intentar disminuir los síntomas. De hecho, si los factores son patológicos es indispensable resolverlos para eliminar la diaforesis. Para las mujeres que la sufren a causa de la menopausia existe una terapia que consiste en reemplazar los estrógenos. Cuando los factores son de tipo psicológico, como la ansiedad o el estrés, entonces la medicación y las técnicas de relajación son muy útiles.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2017. Actualizado: 2018.
Definicion.de: Definición de diaforesis (https://definicion.de/diaforesis/)

Definiciones Relacionadas

Buscar otra definición