Definición de disonancia

Una disonancia es un sonido que resulta poco agradable. El término tiene su origen etimológico en el vocablo latino dissonantia.

Disonancia

Las disonancias provocan una tensión en el oído. Por eso estos sonidos generan un rechazo, a diferencia de lo que ocurre con las consonancias. Esto se debe a que la consonancia no resulta tensa y por eso es agradable.

Puede decirse que una disonancia es un intervalo musical que, por sus características, es desapacible al oído. Cabe destacar que los intervalos se establecen a partir de la diferencia de tono entre dos notas. Los intervalos disonantes, en este marco, no respetan las reglas de la armonía y son más tensos que los intervalos consonantes.

La idea de disonancia también se emplea con referencia a la ausencia de proporción, conformidad o equilibrio que debería tener algo. De este modo, la disonancia se asocia a una extrañeza.

Una disonancia cognitiva, por ejemplo, se produce cuando un individuo desarrolla dos pensamientos o conductas que se encuentran en conflicto entre sí o con sus creencias. Hay, en estos casos, una incompatibilidad entre estas dos cogniciones simultáneas.

Ante la irrupción de una disonancia cognitiva, el sujeto tiende a producir nuevas creencias que le permitan eliminar la tensión y alcanzar una armonía a partir de la coherencia interna.

Supongamos que a un joven, en su crianza, le inculcaron la importancia del diálogo y de evitar todo tipo de violencia. Sin embargo, una tarde ve a un hombre golpear a un niño y se ve obligado a intervenir, utilizando la fuerza primero para que el agresor se detenga y luego para dominarlo. El atacante, debido a un golpe del joven, termina hospitalizado en grave estado. El muchacho, ante esta situación, experimenta una disonancia cognitiva provocada por el choque entre su rechazo moral a la violencia y su propio accionar violento, que finalmente resuelve con la introducción de otros valores que le permiten justificarse (como la obligación de asistir a una persona que está indefensa).

DisonanciaEl concepto de disonancia cognitiva apareció en el año 1957 cuando lo propuso Leon Festinger, un psicólogo norteamericano, en su libro titulado Teoría de la disonancia cognitiva. A lo largo de sus páginas, la obra nos explica que cuando un individuo se encuentra con esta incongruencia, comienza un proceso inevitable de producción de creencias e ideas nuevas con el objetivo de reducir la tensión hasta que recupere la consonancia y la coherencia.

A la hora de tomar decisiones, el efecto de este tipo de disonancia tiene una importancia considerable. Cada vez que realizamos un esfuerzo, se espera que al coste que acarrea le corresponda una recompensa que podamos apreciar. Esta recompensa no es otra cosa que el éxito, lo que perseguimos a cambio de nuestra dedicación. Si lo que obtenemos es lo contrario, es decir el fracaso, entonces se produce una disonancia.

Cuando nos enfrentamos al fracaso, podemos intentar reducir la disonancia de varias maneras, y una de ellas consiste en enfocarnos en una futura recompensa; un ejemplo se da cuando nos decimos a nosotros mismos “de todo se aprende, no volveré a equivocarme de esta manera”. También podemos detectar ciertos beneficios que antes ignorábamos para que el impacto no sea tan grande: por ejemplo, tras una compra decepcionante a causa de que el producto no sea como esperábamos, tenemos la opción de contentarnos con ciertas ventajas que no habíamos previsto.

La filosofía no ve esta clase de disonancia como un fenómeno inherente a nuestra especie sino como una forma de pensar y actuar que se relaciona con la religión y que se pone en práctica para salir adelante luego de una experiencia muy dolorosa o que provoca un profundo malestar.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2017. Actualizado: 2018.
Definicion.de: Definición de disonancia (https://definicion.de/disonancia/)

Buscar otra definición