Definición de

Esperanto

El esperanto es un idioma artificial creado por L. L. Zamenhof en el siglo XIX. Este oftalmólogo polaco dio a conocer los preceptos de esta lengua en 1887, aunque su desarrollo le llevó muchos años.

El objetivo de Zamenhof era facilitar las comunicaciones internacionales y contribuir a la comprensión entre los pueblos. Para esto ideó un idioma auxiliar o complementario, sin pretender un reemplazo de las lenguas nacionales.

Idioma artificial

El alfabeto del esperanto cuenta con 28 letras.

Si tienes poco tiempo, revisa el índice o el resumen con los puntos clave.

Historia del esperanto

La historia del esperanto se inicia cuando Zamenhof era un niño y empezó a imaginar la creación de un idioma internacional que pudiera aprenderse y utilizarse con facilidad. En un principio, tomó elementos del griego antiguo y del latín y buscó simplificarlos, aunque luego advirtió que su misión requería la puesta en marcha de una nueva lengua.

En 1878, cuando cumplió 19 años, Zamenhof le presentó a sus amigos la primera versión de su idioma, que llamó por entonces lingwe uniwersala (expresión que puede traducirse como “lengua universal”). Al viajar a Moscú para iniciar sus estudios de Medicina, le pidió a su padre que le guarde su proyecto, aunque el hombre quemó la documentación.

Tres años después, al regresar a Varsovia (donde vivía antes de instalarse temporalmente en la capital rusa), descubrió lo que había hecho su progenitor. Pese a esa situación, decidió retomar el proyecto, analizando cuestiones de la lingüística, la semántica, la sintaxis y la fonética para alcanzar su objetivo.

Finalmente, luego de contraer matrimonio, Zamenhof publicó junto a su esposa -y con la financiación de su suegro- la obra que supuso el lanzamiento oficial del esperanto moderno: “Unua libro”.

La cantidad de hablantes de esperanto originalmente creció en el Imperio ruso y después se expandió por Europa del Este y Europa central antes de continuar por el resto del Viejo Continente. El avance del idioma siguió por Japón, China y América.

Un paso importante en el desarrollo del movimiento esperantista tuvo lugar en 1905. En aquel año, Boulogne-sur-Mer albergó la primera edición del Congreso Universal de Esperanto, que congregó a hablantes de todo el mundo. Tres años después nació la Asociación Mundial de Esperanto, aún en actividad.

Vocabulario

Un diccionario de esperanto permite conocer el vocabulario, el léxico y la ortografía del idioma.

El volapük

El volapük es otro idioma artificial que se desarrolló en paralelo al esperanto. De hecho, el propio Zamenhof lo aprendió, al igual que hizo con el latín, el griego, el inglés, el francés, el alemán y el hebreo (el polaco, el yidis y el ruso, además, eran las lenguas maternas de este políglota).

Un sacerdote alemán llamado Johann Martin Schleyer fue quien creó el volapük en 1879. Al igual que Zamenhof, su finalidad era contribuir al entendimiento entre individuos de diferentes culturas.

El volapük tuvo un crecimiento explosivo y contó con cerca de 100.000 personas que lo hablaban. No obstante, su gramática complicada y las dificultades de pronunciación generaron su caída. En contrapartida, el esperanto -que no es idioma oficial de ningún país- consiguió un crecimiento sostenido y hoy posee unos 2 millones de hablantes según las estimaciones más optimistas.

No se puede dejar de mencionar que existen otras lenguas construidas además del esperanto y el volapük. Entre ellas se destacan el interlingua, el toki pona, el ido y el lojban.

Estudiar idiomas

Gracias a aplicaciones de aprendizaje de idiomas como Duolingo, Rosetta Stone, Memrise y Babbel, es posible adquirir nociones de esperanto.

Reglas del esperanto

Los principios del esperanto se basan en 16 reglas fundamentales. Estos preceptos gramaticales fueron reunidos en “Fundamento de esperanto”, un libro que Zamenhof editó en 1905.

Las reglas indican que el esperanto cuenta únicamente con un artículo definido (la) para la totalidad de los casos, números y géneros. Para formar sustantivos, en tanto, se agrega el sufijo -n al nominativo.

La formación de adjetivos requiere añadir una a en la parte final de la raíz. Los adjetivos numerales, por otra parte, resultan invariables.

Los verbos del esperanto, por otro lado, no cambian en número ni en persona, con lo cual las conjugaciones se simplifican. Los adverbios, a su vez, se crean incorporando una e a la raíz, mientras que la preposiciones se encargan de regir el nominativo.

Otra regla importante del esperanto es que la pronunciación de las palabras es igual a su escritura, con el acento tónico siempre en la penúltima sílaba.

La cultura esperantista

La idea de cultura esperantista refiere a los productos culturales desarrollados utilizando el esperanto. Se estima que existen más de 30.000 libros en esperanto, por ejemplo.

La música en esperanto, por su parte, cuenta con exponentes de los géneros más diversos, desde el rock hasta la electrónica, pasando por el pop, el reggae y las expresiones corales. Las películas en esperanto, en cambio, son escasas: se conocen a nivel internacional apenas cuatro largometrajes, con “Angoroj” como obra pionera.

Además del cine, la música y la literatura en esperanto, existen medios de comunicación que se dedican a la emisión de contenidos en esta lengua. Muchas de estas emisoras aprovechan los beneficios que ofrece Internet para las transmisiones: de hecho, es posible escuchar radio en esperanto gracias a la Web. Asimismo, hay un centenar de revistas en esperanto que son publicadas con regularidad.

Es importante indicar que, además de la creación de obras en esta lengua, también se suelen realizar adaptaciones al esperanto a través de la traducción. Edgar Allan Poe, William Shakespeare, Mark Twain, Oscar Wilde, Charles Dickens, Honoré de Balzac y Lord Byron son algunos de los grandes autores cuyos trabajos fueron traducidos.

Cómo citar este artículo Julián Pérez PortoPublicado por Julián Pérez Porto, el 11 de octubre de 2023. Esperanto - Qué es, historia, definición y concepto. Disponible en https://definicion.de/esperanto/
Buscar otra definición
x