Definición de estado de bienestar

Para comprender qué es el estado de bienestar, es importante analizar las palabras que componen la expresión. En primer lugar, debemos señalar que la idea de estado se asocia a la estructura independiente y soberana que establece cómo se organiza políticamente un territorio.

El bienestar, en tanto, se vincula a la satisfacción de las necesidades que deben resolverse para tener una vida digna. Alcanzar el bienestar supone lograr una cierta condición relacionada con la tranquilidad y, en cierta forma, con la felicidad.

Dinero

El estado de bienestar supone el financiamiento estatal de diversos servicios sociales.

Qué es el estado de bienestar

Se llama estado de bienestar a la manera de organizar el Estado que apunta a incrementar los servicios sociales brindados a los sectores carenciados y a propiciar una redistribución más justa de la renta. A través del diseño y la aplicación de distintas políticas, se pretende garantizar los derechos económicos, sanitarios y culturales de la totalidad de los ciudadanos.

Antes de avanzar, es importante indicar que, de acuerdo al diccionario de la Real Academia Española (RAE), los vocablos que forman el concepto de estado de bienestar se escriben con minúscula inicial ya que hacen mención a un modo de gestión y organización del Estado, pero no a la institución en sí misma.

Ayuda

El estado de bienestar busca apoyar a los sectores más vulnerables.

Evolución histórica

Puede afirmarse que el estado de bienestar se sustenta en el financiamiento de aquellos organismos públicos que ofrecen prestaciones vinculadas a la educación, la salud y la resolución de problemáticas sociales a nivel general. Este tipo de recursos, como los seguros sociales y las pensiones, comenzaron a distribuirse en torno a 1880 en algunas naciones.

Determinados acontecimientos históricos derivaron en un fortalecimiento del estado de bienestar. A partir de sucesos como la Primera Guerra Mundial (19141918), la Gran Depresión (1929) y la Segunda Guerra Mundial (19391945), muchos gobiernos optaron por destinar fondos para asistir de manera directa a las personas y para intervenir en el mercado, corrigiendo distorsiones y falencias.

Esa expansión, sin embargo, empezó a revertirse en 1970. El avance del neoliberalismo supuso un cambio ideológico: a partir de entonces, diversos gobernantes apostaron por achicar el Estado, recortando sus servicios. En contrapartida, se comenzó a darle preponderancia al libre funcionamiento del mercado, independientemente de las consecuencias de esta dinámica en la comunidad.

Distintos modelos de estado de bienestar

Es importante señalar que el estado de bienestar no se desarrolla siempre de la misma forma. Las características de las políticas y el reparto del presupuesto varían de acuerdo a cada régimen.

En un sentido amplio, el estado de bienestar intenta proteger a los ciudadanos frente a distintas contingencias. La regulación del mercado laboral; la concesión de seguros de desempleo; el refuerzo del sistema educativo y sanitario de carácter público; y la transferencia de recursos de la clase alta a las clases desfavorecidas mediante las políticas fiscales suelen formar parte del estado de bienestar.

Así como desde el humanismo y desde la ética se incentiva el estado de bienestar al considerar que reduce el sufrimiento del ser humano y constituye un mecanismo solidario, hay corrientes que se oponen a él. Algunos pensadores sostienen que el estado de bienestar restringe las libertades individuales y fomenta la irresponsabilidad, mientras que otros manifiestan que no resuelve problemas de base sino que solo disimula las injusticias del capitalismo.

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2022.
Definicion.de: Definición de estado de bienestar (https://definicion.de/estado-de-bienestar/)

Buscar otra definición