Definición de fluido

La noción de fluido procede del vocablo latino fluĭdus. El término, cuando se vincula a una sustancia, hace referencia a que se halla en estado gaseoso o sólido.

Fluido

Los fluidos se mueven de manera progresiva de un sitio a otro: es decir, fluyen. Por sus propiedades, los fluidos modifican su forma sin contar con fuerzas que intenten restituirle su forma previa.

La fuerza de atracción que tienen las moléculas constituyentes de un fluido es débil. De todos modos, las partículas mantienen su unión gracias a dicha fuerza de cohesión y a las paredes del recipiente que las contienen. Un líquido, por lo tanto, adquiere la forma del recipiente y conserva su propio volumen, mientras que un gas no tiene ni forma ni volumen propios.

Cabe destacar que todos los fluidos tienen un cierto grado de viscosidad y de compresibilidad. La temperatura, la presión y la densidad son otros factores que determinan sus características y su comportamiento.

Cuando la viscosidad mantiene su constancia en el tiempo, al fluido se lo denomina fluido newtoniano. Un ejemplo de esta clase de fluido es el agua. En cambio, un fluido no newtoniano presenta una viscosidad cuyo valor es inconstante, ya que depende de la temperatura y de otros factores. El kétchup es un fluido no newtoniano.

Los líquidos y gases que se generan en el interior del cuerpo, por otra parte, reciben el nombre de fluidos corporales. Entre ellos podemos nombrar a la sangre, la orina, el sudor, el semen y el moco.

Un lenguaje fluido, por último, es aquel que se desarrolla de manera simple y sin trabas. Algo similar puede decirse respecto a un estilo fluido: “Me gustó mucho el libro ya que el autor apela a una lenguaje fluido”, “El estilo fluido del cineasta es valorado por los espectadores”.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2017.
Definicion.de: Definición de fluido (https://definicion.de/fluido/)

Buscar otra definición