Definición de fragilidad

Antes de entrar en el significado del término fragilidad vamos a proceder a descubrir su origen etimológico. En este caso, hay que establecer que se trata de una palabra que deriva del latín ya que es fruto de la suma de varios componentes léxicos de dicha lengua:
-El verbo “frangere”, que puede traducirse como “romper”.
-La partícula “-ilis”, que significa “que se puede”.
-El sufijo “-dad”, que se usa para indicar “cualidad”.

Fragilidad

La noción alude a la característica de aquello que es frágil: es decir, que resulta débil o que puede romperse, quebrarse, arruinarse o destruirse con facilidad.

Por ejemplo: “Las autoridades clausuraron el edificio por la evidente fragilidad de la estructura”, “Las caídas, en los ancianos, constituyen un peligro debido a la fragilidad de sus huesos”, “El artista atraviesa un momento de fragilidad emocional por el reciente fallecimiento de su abuelo”.

Inconsistencia, endeblez, debilidad, flojedad o delicadeza son algunas de las palabras que se establecen como sinónimos de fragilidad. Por el contrario, entre sus antónimos nos encontramos con términos tales como dureza, consistencia, fortaleza o solidez, entre otros.

La fragilidad puede ser física o simbólica. Una lámina de madera de unos pocos milímetros de grosor, por citar un caso, es un elemento con bastante fragilidad: si se utiliza como soporte y se apoyan objetos pesados sobre ella, seguramente se quebrará.

Puede vincularse la fragilidad de un material a su poca elasticidad o capacidad de deformación, algo que hace que se fracture rápidamente cuando se encuentra bajo la influencia de una fuerza o al ser sometido a presión. En cambio, los materiales dúctiles se deforman de manera plástica sin quebrarse.

De la misma manera, no podemos pasar por alto la existencia de lo que se conoce como fragilidad capilar. Con este término se hace referencia al problema que tienen muchas personas en cuanto a que sus cabellos son frágiles y se rompen con suma sencillez.

Entre las causas que pueden provocar esa mencionada fragilidad nos encontramos con reacciones alérgicas, infecciones, tener las vitaminas a niveles muy bajos, problemas de tipo hormonal e incluso trastornos de tipo metabólico, por ejemplo.

En cuanto a síntomas, además de que el cabello se rompa con facilidad, están la aparición de pequeños derrames vasculares de tipo cutáneo así como también hematomas de diversa envergadura. Estos últimos pueden ser subcutáneos, que son leves; intramusculares, que aparecen en músculos, y periósticos, que son graves, muy peligrosos e incluso pueden generar gran dolor.

En un sentido abstracto, la fragilidad puede relacionarse con la debilidad emocional o psicológica. Cuando una persona está frágil, llora con frecuencia, se encuentra deprimida o angustiada y no está en condiciones de hacer frente a las diversas dificultades que le plantea la realidad.

Una entidad, como una empresa, una organización o una asociación, atraviesa un estado de fragilidad si su subsistencia está en riesgo. Supongamos que, de una sociedad comercial de cinco socios, dos deciden retirarse. Esto hace que la sociedad en cuestión experimente una situación de fragilidad.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2017. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de fragilidad (https://definicion.de/fragilidad/)

Buscar otra definición