Definición de gasto energético

La noción de gasto alude al acto de gastar. Este verbo, a su vez, suele asociarse al dinero, aunque también puede referirse a usar o consumir algo. Energético, por su parte, es aquello vinculado a la energía: la capacidad para llevar a cabo un trabajo.

Gasto energético

La noción de gasto energético se emplea con referencia a la cantidad de energía que el organismo necesita para desarrollar sus actividades y funciones. Dicha cantidad, medida en calorías, se calcula según el uso de la energía que se halla conservada en los enlaces químicos de los nutrientes.

El organismo lleva adelante numerosas acciones de manera constante: desde formar y reparar tejidos hasta digerir los alimentos, pasando por la respiración, la conducción de los impulsos nerviosos y el sostenimiento de la temperatura corporal. Todos estos procesos requieren de energía para concretarse. El gasto energético es esa energía que el organismo demanda para funcionar correctamente.

Hay, por lo tanto, un requerimiento energético que debe ser satisfecho a través de la alimentación para que el organismo pueda concretar así el gasto energético necesario. Esto quiere decir que las personas, para lograr que su organismo funcione bien, deben ingerir alimentos que le proporcionen energía.

A la diferencia entre el requerimiento energético (que se determina según el gasto energético) y la ingesta energética (que se concreta mediante la alimentación) se la denomina balance energético, que puede ser negativo (la energía no alcanza), neutro (el gasto y la ingesta de energía son iguales) o positivo (se ingiere una cantidad de energía mayor a la que se gasta).

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de gasto energético (https://definicion.de/gasto-energetico/)

Buscar otra definición