Definición de geisha

La raíz etimológica de geisha se encuentra en dos vocablos de la lengua japonesa: gei (que se traduce como “artes”) y sha (traducible como “persona”). Una geisha es una mujer que, en Japón, fue aleccionada para la ceremonia del té y para la música y la danza, permitiéndole animar diversos eventos sociales.

Geisha

Puede decirse que una geisha es una artista formada desde la infancia o la adolescencia. Entre los siglos XVIII y XIX, una gran cantidad de japonesas eran geishas, mientras que en la actualidad el número de geishas se ha reducido.

Las geishas eran educadas en establecimientos especiales (casas de geisha). Allí, al llegar, cumplían con distintos encargos, asistían a las más experimentadas y desarrollaban tareas de limpieza. Cinco o seis años después, gracias al aprendizaje, se convertían en profesionales del entretenimiento y podían alcanzar cierta fama y reconocimiento.

Muchas veces se vincula a las geishas con la prostitución. Sin embargo, aunque su trabajo puede incluir coqueteos o insinuaciones cuando asisten a reuniones masculinas, la actividad sexual no forma parte de su labor. Una geisha puede aceptar mantener una relación íntima con un cliente, pero dicha decisión trasciende al rol de geisha.

De todas formas, existen especulaciones sobre estas cuestiones y hasta respecto a la venta de la virginidad de una geisha. Por eso, sobre todo en el mundo occidental, es habitual que se considere erróneamente que una geisha es una prostituta.

En cuanto a la apariencia de las geishas, el look va cambiando a medida que la mujer crece. Por lo general, la geisha se maquilla el rostro con una base blanca, con adornos en negro y rojo. La vestimenta tradicional, en tanto, es el kimono.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de geisha (https://definicion.de/geisha/)

Buscar otra definición