Definición de grafología

Se denomina grafología al análisis de la letra desarrollado con el objetivo de descubrir características psicológicas de aquel que la escribe. El concepto se crea con la unión de dos elementos compositivos: grafo- (que hace referencia a la escritura) y -logía (vinculado a un estudio o un tratado).

Puede decirse, por lo tanto, que la grafología es el estudio de la escritura. En concreto, lo que se examina es el modo de escribir o, más precisamente, la manera en que la persona realiza los trazos de las letras. A partir de lo observado, los especialistas sacan conclusiones acerca de la personalidad del individuo.

Escritura

La grafología se dedica al estudio de la escritura.

Ciencia, pseudociencia o arte

La grafología suele ser motivo de polémica. Existen diferentes posiciones acerca de su fiabilidad y de su método, contando con defensores y detractores.

Para la Real Academia Española (RAE), según la definición presentada en su diccionario, la grafología es un arte. Puede entenderse, en este sentido, que es una habilidad (la capacidad de conocer rasgos psicológicos a partir de la caligrafía) o un conjunto de normas (aquellas que posibilitan la generación de conocimientos mediante el estudio de la letra).

Otra consideración indica que la grafología es una ciencia o, al menos, una materia o asignatura de nivel superior. Eso se debe a que tiene un objeto de estudio definido, está basada en metodologías y principios sistematizados y llega a conclusiones que pueden ser sometidas a verificación.

La Universidad Nacional de La Matanza, en Argentina, dicta un curso de grafología, por ejemplo. También en el territorio argentino, el Instituto Superior Emerson ofrece una carrera de nivel terciario que entrega un título oficial y de validez nacional: el graduado se convierte en Técnico Superior en Grafología Oficial.

Quienes rechazan la relevancia de la grafología, por el contrario, aseguran que su método no es riguroso y que los resultados de sus estudios son imprecisos y demasiado generales.

Texto

De acuerdo a la grafología, es posible obtener conocimientos acerca de la personalidad de un individuo analizando su letra.

Grafología y peritaje caligráfico

Es importante no confundir la grafología con el peritaje caligráfico. Mientras que la grafología resulta objeto de debate, el peritaje caligráfico es una disciplina auxiliar de la criminalística que se basa en evidencias científicas.

La criminalística se dedica a investigar los indicios de un supuesto delito para recabar toda la información posible sobre el hecho en sí mismo y sobre la víctima. En su tarea, recurre a distintos métodos, procedimientos y disciplinas, como el peritaje caligráfico, que determina la autenticidad de un documento examinando los trazos, el papel, la tinta, etc.

El peritaje caligráfico, pues, no aporta datos sobre la personalidad. Esa es la finalidad de la grafología, aunque, como ya vimos, sus conclusiones suelen ser objetadas o consideradas anecdóticas.

Usos y ámbitos de aplicación

El tamaño, la forma y la inclinación de las letras; el vínculo entre ellas; y la velocidad y la presión del trazo son algunas de las cuestiones analizadas por la grafología. A partir de estas observaciones, el grafólogo señala si la persona que escribió es disciplinada, introvertida, extrovertida, tranquila, creativa, agresiva, etc.

Muchas veces la grafología se emplea en el ámbito de recursos humanos de una empresa para decidir si un postulante es apto, o no, para un cierto puesto. También puede apelarse a la grafología en una terapia de pareja, por mencionar otra posibilidad.

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2021.
Definicion.de: Definición de grafología (https://definicion.de/grafologia/)

Buscar otra definición