Definición de grandilocuente

El adjetivo grandilocuente se emplea para calificar a quien se expresa con grandilocuencia: es decir, con pomposidad e ínfulas. El término procede de los vocablos latinos grandis (que se traduce como “grande”) y loquens (que alude a aquel “que habla”).

Grandilocuente

El concepto también puede usarse con referencia a aquello que resulta ostentoso, pedante, exagerado o afectado. Por ejemplo: “El alcalde, siempre grandilocuente, ofreció un discurso de tres horas de duración donde criticó a la oposición y a su antecesor”, “Mi abuelo me enseñaba con su ejemplo, sin palabras grandilocuentes”, “El actor celebró su cumpleaños con una fiesta grandilocuente”.

Las expresiones grandilocuentes pretenden dar mayor importancia a las cosas que comunican. Dicha relevancia no se sustenta en la realidad o en hechos concretos, sino en las palabras elegidas para agrandar la magnitud.

Muchas veces los menús de los restaurantes son grandilocuentes. De este modo, presentan platos simples y conocidos como elaboraciones sofisticadas y novedosas, cobrando un precio elevado por ellas. Si a un “churrasco a la parrilla con ensalada de lechuga y tomate” se lo nombra como “pieza de ternera a las brasas en colchón de hojas verdes y tomates de la huerta”, puede afirmarse que la denominación del plato es grandilocuente.

Los políticos también suelen ser grandilocuentes. Supongamos que la economía de un país registra un crecimiento anual del 0,8%. Si el presidente, ante este indicador, afirma que “este logro demuestra que la nación avanza a toda velocidad con paso firme e indetenible hacia un futuro de prosperidad para cada uno de sus habitantes”, se puede sostener que el mandatario está siendo grandilocuente.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de grandilocuente (https://definicion.de/grandilocuente/)

Buscar otra definición