Definición de helenismo

En el griego es donde podemos establecer que se encuentra el origen etimológico del término helenismo que ahora nos ocupa. Exactamente hay que indicar que deriva de la palabra “hellenizein”, que puede traducirse como “hablar como un griego”. Además, es interesante saber que esa, a su vez, procede de “hellen”, que es sinónimo de “griego”.

Helenismo

Así se denomina al periodo de la civilización griega que comienza con Alejandro Magno, caracterizado por la incorporación de elementos culturales de Egipto y de Asia Menor.

También llamado periodo alejandrino o periodo helenístico, el helenismo suele considerarse como una época de transición entre el ocaso de la Grecia clásica y el avance del poder romano. El periodo se inició en el año 336 antes de Cristo, cuando Alejandro Magno (o Alejandro III) es proclamado rey de Macedonia; continuó con los diádocos (los generales del ejército de Alejandro Magno que se disputaron el poder tras la muerte del rey); y se desarrolló hasta que se concretó la dominación romana del mundo helenístico.

Durante el helenismo se produjo un sincretismo entre dioses locales, las divinidades del Antiguo Oriente y el panteón clásico. La filosofía, por su parte, fue dividiéndose en diferentes ciencias empíricas y surgieron escuelas, sectas y movimientos como los escépticos o los cínicos.

El helenismo también marcó la conversión de las grandes ciudades griegas en centros artísticos y del conocimiento. En este periodo se construyeron el Coloso de Rodas y el Faro de Alejandría y se creó la Venus de Milo, por ejemplo.

Otras características importantes del helenismo fueron la consolidación de la figura del médico (que reemplazó el hechicero) y el avance en los estudios de matemáticas y astronomía.

Además de todo lo expuesto, no podemos pasar por alto tampoco la existencia de otra serie importante de datos sobre el helenismo, entre los que podemos destacar los siguientes:
-Si la cultura griega consiguió extenderse durante este periodo de forma contundente fue debido, entre otras cosas, a la lengua escrita y, en concreto, gracias a una versión más común de esta lengua que respondió al nombre de koiné.
-Consiguieron una gran relevancia escuelas filosóficas que apostaban por hacer que el ser humano encontrara la felicidad. Ese sería el caso de algunas tales como el escepticismo, el epicureísmo o el estoicismo.
-La medicina y la geografía también se desarrollaron de forma contundente gracias a figuras de la talla de Arquímedes, Hipócrates o Euclides, entre otras.
-Hubo varias ciudades que se convirtieron en importantísimas durante el helenismo. Nos estamos refiriendo no solo a Atenas sino también a Alejandría, Siracusa, Pérgamo o Rodas.
-“La Victoria de Samotracia”, el “Atlas Farnese”, “Torso Belvedere”, “Viejo pescador”, “Púgil en reposo” o “Afrodita acurrucada” son algunas de las esculturas más significativas e importantes del periodo helenístico y que hoy se han convertido en auténticas joyas.

La ida de helenismo, por otra parte, se emplea para aludir al modo de hablar característico del idioma griego, al uso de esos giros en otras lenguas y a la influencia que ejerció la cultura de la Antigua Grecia en las civilizaciones posteriores.

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2018. Actualizado: 2020.
Definicion.de: Definición de helenismo (https://definicion.de/helenismo/)

Buscar otra definición