Definición de hemostasia

La idea de hemostasia se emplea para aludir a la interrupción de una hemorragia, ya sea por un medio químico, un medio físico o de manera espontánea. Una hemorragia, por su parte, es el flujo de sangre que se genera cuando un vaso sanguíneo se rompe.

Hemostasia

La hemostasia, por lo tanto, es un mecanismo que provoca la detención de un proceso hemorrágico. Gracias a la hemostasia, la sangre deja de fluir y se mantiene en los vasos sanguíneos.

Lo habitual es que la sangre pueda circular libremente por los vasos. Si un vaso se rompe, se produce la hemorragia (la sangre sale del vaso). Lo que hace la hemostasia es, en un primer momento, formar un coágulo para que la hemorragia se detenga. Luego el organismo se encarga de la reparación del daño y, por último, disuelve el coágulo. De esta forma la sangre vuelve a circular con normalidad por los vasos sanguíneos.

Si analizamos este proceso en detalle, encontraremos que la hemostasia se inicia con la vasoconstricción refleja: un espasmo vascular permite achicar el diámetro del vaso para minimizar la pérdida de sangre. Después tiene lugar la hemostasia primaria, que consiste en la formación de un tapón con plaquetas que se fijan al colágeno del vaso dañado. Recién entonces llega la hemostasia secundaria, que es la coagulación. Por último se concreta la fibrinolisis que desintegra el coágulo.

Cabe destacar que la hemostasia puede ser inducida con fármacos o mediante la compresión manual de la herida, por ejemplo. Así las personas están en condiciones de actuar contra una hemorragia más allá de la acción espontánea del organismo.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de hemostasia (https://definicion.de/hemostasia/)

Buscar otra definición