Definición de ignición

La etimología de ignición nos lleva al latín moderno ignitio, a su vez derivado del vocablo del latín tardío ignīre (que puede traducirse como “quemar”). Se denomina ignición al proceso que pone en marcha una combustión.

Ignición

Cuando se produce la ignición de algo, por lo tanto, se genera una reacción química entre un material oxidable y el oxígeno. Esto hace que se desprenda energía y que generalmente aparezca una llama.

La ignición supone que el calor emitido en el marco de la reacción alcanza para que dicha reacción se mantenga. De esta manera, el material en cuestión se enrojece (si se trata de un elemento incombustible) o se enciende (cuando resulta combustible).

Se llama punto de ignición a la serie de condiciones físicas que se necesitan para que una sustancia combustible comience a arder en presencia de una fuente de calor y luego siga ardiendo cuando dicha fuente (conocida como fuente de ignición) es alejada. El punto de ignición se asocia a una determinada temperatura y presión.

Cuando las condiciones ambientales se consideran normales, suele hablarse directamente de temperatura de ignición: la cantidad de grados necesaria para que el combustible arda y su llama se conserve sin que sea necesario incorporar más calor exterior.

Se conoce como sistema de ignición, por otra parte, al mecanismo que permite la activación y el control de la combustión de un combustible en el interior de una cámara. En el caso de un automóvil, por ejemplo, el sistema de ignición hace posible el encendido del motor.

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2020.
Definicion.de: Definición de ignición (https://definicion.de/ignicion/)

Buscar otra definición