Definición de combustible

Un combustible es un material que, por sus propiedades, arde con facilidad. El concepto suele aludir a la sustancia que, al oxidarse cuando se enciende, desprende calor y libera energía que pueda aprovecharse.

Combustible

Los combustibles, de este modo, generan energía mecánica o energía térmica. La gasolina (también conocida como nafta), el gasóleo o gasoil, el gas natural, la madera y el carbón son algunos de los combustibles más utilizados a nivel mundial.

Todos los combustibles tienen un cierto poder calorífico: la cantidad de energía (calor) que liberan por unidad de volumen o de masa cuando se produce la reacción de oxidación. Dicha reacción se inicia en el momento en que el combustible alcanza su temperatura de ignición.

Los combustibles fósiles provienen de biomasa cuyo origen se remonta varios millones de años atrás. El petróleo, el carbón y el gas natural son ejemplos de este tipo de combustibles, que no son renovables (una vez que se agotan, desaparecen, ya que no se pueden generar al mismo ritmo de su consumo).

Es importante tener en cuenta que, al producirse su oxidación y liberar energía, los combustibles dejan distintos residuos. Entre ellos aparece el dióxido de carbono, una sustancia contaminante que contribuye al efecto invernadero.

La mayoría de los automóviles, por ejemplo, necesitan gasolina (nafta) para funcionar. Este combustible consiste de una combinación de hidrocarburos que proceden del petróleo. Cuando arde la gasolina que se encuentra en la cámara de combustión del motor, la energía química del combustible se convierte en la energía mecánica que permite el movimiento del vehículo.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de combustible (https://definicion.de/combustible/)