Definición de ignífugo

El adjetivo ignífugo, derivado de ignis (vocablo latino que se traduce como “fuego”), alude a aquello que no es inflamable y que no permite la propagación de las llamas. Lo ignífugo, por lo tanto, no puede incendiarse.

Ignífugo

Este término suele emplearse para calificar al material que tiene resistencia al fuego y a las altas temperaturas. Usar materiales ignífugos en una construcción, de este modo, supone una protección ante un eventual incendio.

Por lo general un material ignífugo retarda los efectos del fuego. Esto quiere decir que demora más tiempo que otros en degradarse y en permitir el paso de las llamas. Así, un material de este tipo favorece la evacuación y facilita el acceso a los bomberos que se encargarán de extinguir el incendio.

Existen, por otra parte, revestimientos ignífugos que se aplican sobre diversos elementos para conferirles mayor resistencia ante el fuego. Hay sustancias que impiden la combustión y la propagación de las llamas en las maderas, por ejemplo. También es posible encontrar pinturas y barnices ignífugos con diferentes propiedades.

La ropa ignífuga, en tanto, es un elemento de seguridad de uso obligatorio en determinados trabajos. En la minería, en la industria del petróleo y en la generación de electricidad, por nombrar algunos ámbitos, los trabajadores deben contar con ropa ignífuga para protegerse del calor y del fuego y, de esta manera, evitar quemaduras y otros daños en la salud.

Muchas legislaciones, por último, obligan a los propietarios de locales comerciales a contar con medidas ignífugas que mejoren la seguridad del ambiente. Sin esta protección ignífuga, los establecimientos no pueden obtener la habilitación correspondiente para funcionar.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de ignífugo (https://definicion.de/ignifugo/)

Buscar otra definición