Definición de indiferencia

Indiferencia, del latín indifferentĭa, es el estado de ánimo en que una persona no siente inclinación ni rechazo hacia otro sujeto, un objeto o un asunto determinado. Puede tratarse de un sentimiento o una postura hacia alguien o algo que se caracteriza por resultar positivo ni negativo.

Indiferencia

Por ejemplo: “No odio el fútbol, simplemente me genera indiferencia”, “Algunas cosas me ponen furioso pero esto, la verdad, no me produce más que indiferencia”, “La indiferencia de gran parte de la sociedad ante el dolor del prójimo es repugnante”.

La indiferencia, por lo tanto, es un punto intermedio entre el aprecio y el desprecio. Si alguien siente aprecio, ese sentimiento resultará agradable y activo; en cambio, si siente desprecio, se tornará en algo que se pretende rechazar. Al mostrarse indiferente, el sujeto se vuelve apático al respecto.

Respecto a ciertos asuntos, la indiferencia es vista como un problema psicológico o social. Hay casos en que la persona indiferente puede ser acusada de insensible o fría, como si tuviera las emociones o los sentimientos anestesiados.

Si un hombre camine por la calle, se cruza con un niño lastimado y, en lugar de detenerse, sigue su camino indiferente, lo más probable es que sea condenado socialmente. Como parte de la comunidad humana, se espera que las personas tengan empatía y puedan demostrar su solidaridad cuando alguien requiere de ayuda.

No obstante, es importante saber que, en muchas ocasiones, la indiferencia no es sinónimo de frialdad sino simplemente de especial sensibilidad. Puede parecer una contradicción pero no lo es. Y es que multitud de personas muy sensibles y frágiles optan por hacer uso de la indiferencia como escudo para protegerse y evitar ser heridas.

En concreto, los expertos en la psicología humana estudian a fondo esa cuestión y llegan a las siguientes conclusiones:
• La indiferencia se emplea por parte de individuos con un fuerte y marcado carácter autodefensivo que encuentran en ella la lleve perfecta para evitar ser menospreciados, ignorados, heridos o puestos en tela de juicio.
• En esos casos, lo que se produce es que la persona en cuestión se aísla del resto y dificulta sus relaciones sociales.
• También es usada por personas que tienen mucho miedo al dolor y al sufrimiento así como que cuentan con necesidad de cariño pero lo ocultan para no llevarse decepciones y para evitar que, al abrir su corazón, puedan ser heridos por el rechazo, la mentira o la infidelidad.
• Es especialmente interesante subrayar que entre las numerosas personas que usan la indiferencia como escudo se encuentra un elevado porcentaje de adolescentes. Y es que consideran que la misma les ayuda para hacerse más fuertes en sus relaciones con los demás e incluso con sus familiares.

En este sentido, para algunos filósofos, la indiferencia es la negación del Ser ya que supone la ausencia de creencias y motivaciones. Quien es indiferente no siente ni actúa, manteniéndose al margen.

A todo ello habría que añadir la existencia de un importante número de publicaciones que giran en torno a la indiferencia. Este sería el caso, por ejemplo, de “La indiferencia de un instante”, de PP Zaga.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2011. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de indiferencia (https://definicion.de/indiferencia/)