Definición de lengua española

Lengua es un término que tiene diversos usos. En este caso, nos interesa la definición que hace referencia al idioma (el sistema de comunicación verbal o gestual que es propio de una comunidad humana). Puede hablarse de lengua materna (el primer idioma que aprende una persona) o lengua natural (la forma del lenguaje humano, el cual, con fines comunicativos, está dotado de sintaxis y obedece a principios de optimización y economía), entre otras nociones.

Lengua española

Español, por su parte, es el adjetivo gentilicio que se refiere a aquel o aquello que es natural o perteneciente a España, un país europeo ubicado en la Península Ibérica que es el cuarto más extenso del continente.

La lengua española, por lo tanto, es un idioma que se habla en dicha nación, aunque también en otros países del mundo. Se trata de una lengua romance del grupo ibérico y reconocida como idioma oficial por la ONU.

De acuerdo al número de hablantes que lo tienen como lengua materna, el español o castellano es el segundo idioma más hablado del mundo, sólo por detrás del chino mandarín.

La lengua española surgió como una continuación del latín vulgar en el siglo III, cuando el desmembramiento del Imperio romano generó diversas variantes del latín a partir de la evolución de las lenguas romances.

Con el correr de los años, el español adquirió distintas formas y variantes. Actualmente, por ejemplo, hay países que prácticamente abandonaron el uso del tú como pronombre de segunda persona y lo reemplazaron por el vos. Esto se da en Argentina, entre otros lugares de América del Sur.

Contaminación y deformación de la lengua española

Lengua españolaDesde la aparición de Internet y su inevitable masificación, la magnitud de acusaciones que ha recibido a causa de la deformación de la lengua ha crecido considerablemente. A través del chat y del correo electrónico, se fue produciendo una especie de retroceso en el uso de la gramática y de la ortografía, que en la actualidad se ha trasladado a los teléfonos móviles.

Sin embargo, resulta fundamental analizar las razones de dicha involución lingüística, que ha alcanzado los medios físicos, intentando averiguar si lo mismo habría podido suceder en una realidad sin redes informáticas. En primer lugar, es justo señalar que un porcentaje de usuarios de Internet continúan respetando las reglas del lenguaje a la hora de redactar un mensaje. Por otro lado, existe una serie de códigos propios del ciberespacio que, dependiendo del punto de vista, mejoran la calidad de la comunicación, independientemente de no formar parte de la teoría de la lengua.

El uso de emoticonos, por ejemplo, tiene la finalidad de transmitir rápidamente las emociones, las sensaciones, las reacciones ante una noticia, de una manera más cercana a la gesticulación. Si bien hoy en día es muy común contar con una videocámara en alguno de los dispositivos que se conectan a Internet, no siempre es posible utilizarla a la hora de entablar una conversación; por eso, siguen prevaleciendo las charlas textuales por sobre las multimediales.

Por otro lado, son muchas las siglas y los vocablos a simple vista ilegibles que forman parte de una comunicación virtual. Los más populares surgen del idioma inglés, y son adoptados por personas de todo el mundo, para su uso en cualquier lengua, muchas veces deformando sus significados inconscientemente. Uno de los más conocidos es “lol”, cuya traducción se aproxima a “me estoy riendo a carcajadas”.

Existen dos posturas opuestas, bien definidas: una que defiende el uso de estos códigos y símbolos; y otra que se opone rotundamente. El primer grupo se apoya en que las nuevas tecnologías nos permiten comunicarnos a través del lenguaje escrito tal y como lo haríamos de forma oral; aseguran que por esa razón ha sido necesario realizar ciertas modificaciones a la lengua. Los detractores, en cambio, recuerdan que durante el auge de los mensajes epistolares las personas cuidaban la calidad de su redacción, sin llegar necesariamente a los límites de la formalidad.

En medio de tales visiones polarizadas, existen otras más flexibles, que buscan mejorar el nivel lingüístico asociado a las comunicaciones a través de Internet, sin desechar su cultura en el proceso. ¿Será posible volver a ver el signo de interrogación inicial en los mensajes de correo electrónico?

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2010. Actualizado: 2013.
Definicion.de: Definición de lengua española (https://definicion.de/lengua-espanola/)