Definición de líbido

Es habitual que escuchemos hablar de líbido, una palabra esdrújula con tilde en la primera I. Sin embargo, dicho término es incorrecto. El concepto válido es libido, con acentuación en la segunda I, según destaca la Real Academia Española (RAE).

Libido

Se cree que el error frecuente de acentuar la noción en la primera sílaba se debe a la influencia de lívido, un vocablo que hace referencia a la palidez o a lo amoratado, que nada tiene que ver con el significado de libido.

Hechas estas aclaraciones, ahora sí podemos avanzar en la definición de libido, que procede del latín libīdo. Así se denomina al deseo sexual.

La libido, por lo tanto, es un impulso o una pulsión que estimula el comportamiento sexual de un individuo y que se manifiesta de diferentes formas en la actividad de la psiquis. Puede decirse que se trata del apetito sexual, que lleva a una persona a desear satisfacerlo.

Para la medicina, existe un nivel “normal” de libido. Una libido exagerada implica la existencia de una patología, al igual que una libido minimizada. En el terreno del psicoanálisis, en tanto, se entiende a la libido como una energía psíquica que orienta la conducta hacia un cierto fin. Cuando dicho objetivo se consigue, la libido se descarga.

Cabe destacar que la libido suele desencadenar una serie de cambios hormonales y físicos que se conocen como respuesta sexual. Cuando el deseo sexual se incrementa, se produce la excitación: en el caso del hombre, se registra la erección del pene (que crece por la acumulación de sangre), mientras que en la mujer la vagina se humedece y la vulva se dilata.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de líbido (https://definicion.de/libido/)

Buscar otra definición