Definición de linfa

La linfa es un componente del plasma sanguíneo: es decir, de la porción líquida de la sangre. Este fluido transparente pasa por las paredes de los capilares, avanza por el espacio intersticial de los tejidos y se carga de sustancias que producen las células antes de ingresar en los vasos linfáticos.

Linfa

Una vez en los vasos linfáticos, la linfa circula y finalmente llega a conductos que terminan en las venas y así se incorpora a la sangre. Su recorrido por el sistema linfático es posible por el movimiento de las extremidades, la pulsación de arterias y las contracciones musculares. A diferencia de lo que ocurre en el sistema circulatorio, no existe un órgano encargado del bombeo (acción realizada por el corazón en el caso de la circulación de la sangre).

Con una elevada cantidad de lípidos y un nivel reducido de proteínas, la linfa contiene leucocitos (glóbulos blancos) y ciertos microorganismos que son filtrados por los ganglios linfáticos. Se estima que una persona tiene cerca de dos litros de linfa en su cuerpo.

En el organismo la linfa cumple con tres grandes funciones. Por un lado se encarga de la absorción de nutrientes procedentes del aparato digestivo, los cuales aporta a las venas subclavias. Por otra parte, la linfa recoge y devuelve el líquido intersticial al torrente sanguíneo. Por último también se centra en la defensa ante la acción de determinados patógenos.

Cuando en un vaso linfático se registra un bloqueo, la linfa se acumula en la región obstruida. Esto hace que se produzca un edema: una hinchazón de un sector corporal.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de linfa (https://definicion.de/linfa/)

Buscar otra definición