Definición de luxación

Con origen en el vocablo latino luxatio, el concepto de luxación hace referencia a una lesión que implica la salida de lugar de un hueso. Esta dislocación supone que la estructura ósea pierde contacto con las superficies articulares.

Luxación

La luxación se produce por un golpe fuerte que causa la separación de los huesos del sitio donde se vinculan en la articulación. Así, el hueso dislocado abandona su ubicación normal, lo que puede provocar daños en los nervios y en los ligamentos aledaños.

Cuando se genera una luxación, en definitiva, dos huesos que se hallaban conectados a través de una articulación dejan de estarlo debido a la aplicación de una fuerza de gran intensidad. La persona que padece esta lesión sufre un dolor agudo y pierde la funcionalidad del sector afectado, que se inflama y puede deformarse.

En ocasiones resulta complicado distinguir entre una luxación y una fractura. Por eso, los primeros auxilios son iguales para ambos casos. Las dos situaciones implican una emergencia que requiere la inmovilización de la articulación lesionada, el reposo total de la zona y la aplicación de hielo como analgésico. Tras estos primeros auxilios, es indispensable trasladar al paciente a un centro de salud.

A continuación veremos los síntomas más comunes de una luxación; si bien algunos de ellos no son únicos, su conocimiento es esencial para distinguir esta lesión de una fractura:

* dolor intenso en la zona afectada;

* imposibilidad de mover la articulación en cuanto se produce la luxación;

* incremento del volumen y deformidad de la articulación;

* una vez que se reduce el tamaño nuevamente es posible que se produzca un daño a nivel neurovascular;

* si no tiene lugar una rotura cápsulo-ligamentosa, entonces se acumula sangre dentro de la cavidad de la articulación.

Antes de recibir asistencia médica, se recomienda no hacer ningún esfuerzo innecesario. En ningún caso debemos intentar reposicionar el miembro afectado, a menos que sepamos exactamente cómo hacerlo.

Una vez en el hospital, se realiza una exploración radiológica en ambos planos para determinar el tipo de lesión. A través de este procedimiento se puede observar la pérdida de contacto que las superficies articulares sufren como resultado de la luxación, la cual puede ser total o parcial. Esto es necesario en los casos que no exhiben signos evidentes, como ser la deformidad de la zona.

El tratamiento depende del estado general de salud y la edad del individuo, así como también de la magnitud de la luxación. El médico puede inmovilizar la zona con yeso o una férula o indicar una cirugía, sobre todo cuando hay un desgarro grave del ligamento, el tendón o el músculo.

LuxaciónLas articulaciones que suelen verse comprometidas por una luxación con mayor frecuencia son las del hombro, la cadera, la rodilla y el tobillo. En el caso del hombro, el número de luxaciones anteriores alcanza el 95 por ciento, mientras que las posteriores ocupan el 5 por ciento restante.

Con respecto a la cadera, suele darse una luxación posterior como consecuencia de ciertos traumas tales como un golpe en la rodilla durante un accidente de coche que provoque una rotación interna, entre otros movimientos perjudiciales para el cuerpo.

Las luxaciones en la rodilla suelen dividirse en dos grupos bien definidos: aquellas que afectan la rótula, muy comunes en los deportistas, y las que afectan la articulación femorotibial.

Por último se encuentra el grupo de luxaciones del tobillo. Se trata de uno de los más comunes, en especial porque no requiere de un golpe muy fuerte para producirse, a diferencia de los antes citados. Basta con la falta de actividad física, el sobrepeso o una mala postura para que este tipo de lesión tenga lugar.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2018. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de luxación (https://definicion.de/luxacion/)

Buscar otra definición