Definición de microeconomía

Cualquier persona que conozca un poco la evolución del castellano seguro que sabe que la palabra microeconomía procede etimológicamente del griego. En concreto, podemos establecer que dicho origen está en la unión de dos palabras: micro que significa “pequeño” y oikoeconomia que se puede traducir como “administración de la casa”.

Microeconomía

La microeconomía es el análisis de la actividad económica a partir del comportamiento individual. Se trata de un concepto desarrollado en contraposición a la noción de macroeconomía, que estudia la economía de un país como una unidad o una totalidad en la que interactúan múltiples factores.

Cabe destacar que la economía es una ciencia social que se centra en el análisis de los procesos de generación, comercialización y consumo de servicios y productos. Esta disciplina brinda conocimientos que permiten administrar recursos escasos para la satisfacción de las necesidades (que son infinitas) de las personas.

La macroeconomía, a partir de variables como el nivel de empleo o la renta nacional, estudia el monto total de bienes y servicios que se producen en una cierta región. Esta rama económica, por lo tanto, se utiliza como un instrumento de la gestión política para la asignación de los recursos que fomenten el desarrollo.

En el caso de la microeconomía, el foco de interés está en los agentes individuales como los consumidores, los trabajadores o las compañías. La microeconomía sostiene que las decisiones individuales se toman en pos del cumplimiento de determinados objetivos. Los consumidores, por ejemplo, intentan obtener la mayor satisfacción posible con sus compras y al menor costo posible.

Más exactamente podemos establecer que varias son las teorías que se utilizan en el seno de la microeconomía para acometer el desarrollo de sus distintas aplicaciones y sus correspondientes indicadores.

Entre aquellas estaría, por ejemplo, la teoría del consumidor gracias a la cual lo que se consigue es, partiendo de las preferencias individuales de aquel y de los bienes que se le ofrecen, anticiparse a la elección que el mismo va a llevar a cabo.

Otro de los pilares importantes de la microeconomía es la teoría del productor, la cual se sustenta en el hecho de que las empresas a lo que se dedican es a controlar la tarea de producción para dar lugar a productos que sean eficaces y que les permitan aumentar sus propios beneficios.

Asimismo tampoco podemos pasar por alto la conocida teoría de los mercados de activos financieros que viene a dejar patente que en la actualidad nos encontramos con cuatro estructuras de mercado que son decisivas en el ámbito de la economía. En concreto, estas son el monopolio, el oligopolio, la competencia perfecta y la competencia monopolística.

La teoría del equilibrio general, la de la elección racional o la de la oferta y la demanda son otras de las que ejercen como claves fundamentales dentro de la microeconomía.

Se conoce como ley de oferta y demanda a un modelo que explica cómo se establecen los precios en un mercado libre. La lógica de la oferta señala que, a mayor precio de un bien, se ofrecerán más unidades. La demanda, en cambio, es mayor cuando el precio es menor. Si el precio de un producto está demasiado alto, los consumidores no estarán dispuestos a pagarlo y habrá una tendencia a la caída del precio para fomentar las ventas. Cuando los precios están muy bajos, en cambio, los consumidores adquieren más y puede haber escasez de productos (que se soluciona con una subida de los precios, hasta alcanzar un nuevo punto de equilibrio).

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2009. Actualizado: 2012.
Definicion.de: Definición de microeconomía (https://definicion.de/microeconomia/)