Definición de mitocondria

El origen etimológico del término mitocondria que ahora nos ocupa tenemos que establecer que deriva del griego. En concreto, es el resultado de la unión de dos componentes léxicos de dicha lengua:
-La palabra “mitos”, que puede traducirse como “hilo”.
-El vocablo “khondros”, que es sinónimo de “gránulo”.

Mitocondria

Asimismo, es interesante saber que ese término fue acuñado a finales del siglo XIX. En concreto, fue en el año 1898 cuando le dio forma un zoólogo alemán llamado Carl Benda (1857 – 1932). No obstante, anteriormente ese término biológico fue llamado sarcosomas en 1850 por el biólogo Albert von Köler (1817 – 1905) e incluso bioblastos. Esta fue la palabra que usó en 1890 el histólogo alemán Richard Altmann (1852 – 1900).

Para comprender el concepto de mitocondria es fundamental sumergirse en el ámbito de la biología.

Las mitocondrias, en este marco, son orgánulos presentes en las células eucariotas (es decir, en aquellas que presentan el ADN protegido por una membrana en un núcleo diferenciado). En estas unidades funcionales y estructurales se desarrolla la respiración celular, que es el proceso a través del cual se produce la degradación de diversos compuestos orgánicos.

Dicha reacción bioquímica que se concreta en las mitocondrias hace que estos compuestos se transformen en elementos inorgánicos, brindándole energía a la célula en forma de trifosfato de adenosina.

Las mitocondrias miden entre 0,5 y 8 micrones. Aunque son elásticas y suelen fusionarse o fragmentarse, lo habitual es que sean representadas como unidades alargadas, rodeadas por dos membranas: una interna (que no tiene poros y presenta una elevada cantidad de proteínas) y una externa (con porinas, que son proteínas que actúan a modo de poros). Entre ambas se halla el llamado espacio intermembranoso, mientras que la matriz mitocondrial y el citosol son otras áreas de estos orgánulos.

Es importante conocer, además, que a nivel de composición química, las mitocondrias se encuentran conformadas por moléculas de ARN mitocondrial, por ribosomas, por moléculas de ADN (bicatenario y circular), por enzimas e incluso por iones fosfato y calcio.

Respecto a esas citadas enzimas hay que exponer que entre esas están las que son necesarias para poder desarrollar el ciclo de Krebs y también, por ejemplo, las que son imprescindibles para la replicación, traducción y transcripción del llamado ADN mitocondrial.

Las mitocondrias es necesario que puedan encontrarse, por ejemplo, en las células cardíacas, pues aquellas son necesarias para el adecuado movimiento del corazón. No obstante, también están muy presentes en los espermatozoides, ya que contribuyen a que estos cuenten con la energía precisa para moverse y llegar hasta el óvulo.

Cuando existe un problema en alguna proteína que se halla en las mitocondrias, se genera un trastorno que se enmarca en el conjunto de las enfermedades mitocondriales. Los expertos han registrado cerca de un centenar y medio de inconvenientes de este tipo que pueden dar lugar a múltiples daños.

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2019. Actualizado: 2020.
Definicion.de: Definición de mitocondria (https://definicion.de/mitocondria/)

Buscar otra definición