Definición de nigromancia

Se llama nigromancia a la adivinación que se lleva a cabo invocando a los difuntos. De acuerdo a la Real Academia Española (RAE), el término también puede mencionarse como nigromancía, necromancia o necromancía.

Nigromancia

La nigromancia forma parte de la denominada magia negra. Para desarrollar sus acciones, recurre a cadáveres o a vísceras de personas o animales fallecidos. También suele pedir a los espíritus.

Los orígenes de la nigromancia son remotos: muchas culturas antiguas apelaban a sus prácticas para tratar de vaticinar el futuro o de acceder a ciertos conocimientos. Se trata, en definitiva, de un vínculo que un vivo establece con un muerto con un cierto fin.

A quien practica la nigromancia se lo menciona como nigromante. Puede ser un hechicero, un brujo o un chamán, que se atribuye la capacidad para comunicarse con los ya fallecidos.

En la actualidad, la nigromancia sigue vigente en religiones de raíces africanas. El vudú, surgido en África Occidental y hoy muy popular en Haití, se basa en el contacto entre el houngan (una especie de sacerdote) y los loas (espíritus), que a su vez intermedian con Bondye (la divinidad). Según sus creencias, el houngan puede revivir a un muerto y convertirlo en zombi.

El ouija, güija o juego de la copa es otro ejemplo de nigromancia. A través de un tablero, quienes desarrollan el ritual creen que se comunican con los espíritus.

Es importante tener en cuenta que los supuestos efectos o resultados de la nigromancia nunca han sido demostrados a nivel científico. Según lo documentado y comprobado desde la ciencia, es imposible hablar con los muertos o resucitarlos.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2019.
Definicion.de: Definición de nigromancia (https://definicion.de/nigromancia/)

Buscar otra definición