Definición de nulidad

Se conoce como nulidad a todo aquello que posee el carácter de nulo (tal como se define a algo que no posee valor). La nulidad, por lo tanto, puede entenderse como el vicio, la declaración o el defecto que minimiza o directamente anula la validez de una determinada cosa.

Nulidad

Desde la perspectiva del Derecho, la idea de nulidad da cuenta de una condición de inválido que puede llegar a tener una acción de índole jurídica y que genera que dicho acto deje de tener efectos legales. Por lo tanto, la nulidad retrotrae el acto o la norma a la instancia de su presentación.

La declaración de nulidad se fundamenta en la protección de intereses que, al no cumplirse las prescripciones legales, resultan vulnerados cuando se desarrolla el proceso jurídico. Dado que, hasta esta declaración, el acto era eficaz, la nulidad puede ser retroactiva (revierte los efectos que se produjeron con anterior a la declaración) o irretroactiva (mantiene los efectos generados antes de la declaración).

Entre las causas de nulidad de un acto jurídico, pueden mencionarse la ausencia de consentimiento, de capacidad o de causa, el incumplimiento de requisitos formales y la existencia de un objeto ilícito.

Es posible distinguir entre actos nulos (cuyos defectos se encuentran establecidos a priori por la legislación) y actos anulables (en los cuales los vicios no están expresados y son flexibles). La nulidad, por su parte, puede ser absoluta (si el acto afecta una norma de orden público y vulnera los derechos de toda la sociedad), relativa (los interesados pueden pedir la nulidad), total (la nulidad afecta a todo el acto) o parcial (la nulidad sólo afecta a una parte del acto).

Nulidad, por último, en el lenguaje coloquial se utiliza para nombrar a la ineptitud o incapacidad. Por ejemplo: “El entrenador ha demostrado una nulidad absoluta para solucionar los problemas del vestuario”, “No conocí a nadie con tal nulidad para usar la computadora”.

¿Cuándo un acto puede ser considerado nulo?

Debe mencionarse, sin embargo, que en el campo procesar no todo acto considerado como irregular tiene carácter de nulo; sólo pueden considerarse como tales aquellos cuya irregularidad esté relacionada con una forma esencial y no accidental.

Para que un acto procesal sea tachado de nulo es necesario que se cumplan ciertas condiciones:

* Que exista incapacidad legal en algunas de las partes que de él hayan participado: Esto significa que una de ellas es un menor de edad o tiene problemas de salud irreversibles que le impiden tener un control absoluto sobre sus facultades, dicha enfermedad puede ser de carácter físico, intelectual, sensorial o emocional o una fusión de varias de ellas.

En este punto debemos señalar que se conoce como capacidad a la aptitud de los seres humanos para hacer uso de sus derechos y obligaciones sin requerir la intervención o ayuda de terceros. Existen dos tipos de capacidad, la capacidad de goce (aptitud para ser titulares de los derechos y las obligaciones) y la capacidad de ejercicio (de tipo jurídica, es la aptitud para ejercitar esos derechos y obligaciones).

* Que se prueben vicios de consentimiento: Es decir que la aceptación de la firma del contrato no haya sido libre. Se conoce como consentimiento a la manifestación del deseo de hacer algo y el mismo debe ser libre, sin violencia ni error. El mismo debe ser expreso y tácito.

Si alguno de estos requisitos no se cumplen, entonces podrá determinarse la nulidad del contrato.

Nulidad eclesiástica

En el terreno de la Iglesia Católica se conoce como nulidad eclesiástica al proceso judicial a través del cual se demuestra que existían motivos previos a la contracción del matrimonio que serían lo suficientemente importantes como para anular dicha unión. A diferencia de lo que ocurre en el divorcio (el vínculo del matrimonio es indisoluble para la Iglesia), al declarar la nulidad se considera que dicha unión nunca existió; es la única forma en la que una pareja puede separarse cumpliendo las leyes de la Iglesia.

Para pedir la nulidad de matrimonio es necesario cumplir con alguno de los requisitos presentados por el Derecho Canónico. Algunos de ellos son:

* Que alguno de los esposos no tenga el control de sus capacidades;
* Por inmadurez canónica: desconocer el compromiso que el matrimonio encierra según las leyes de la Iglesia;
* Por otras razones que la Iglesia considera válidas para proceder a dicha anulación.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2011. Actualizado: 2012.
Definicion.de: Definición de nulidad (https://definicion.de/nulidad/)