Definición de oxisales

Las oxisales constituyen una clase de sal que surge cuando se combinan un ácido oxácido y un hidróxido o, de manera más sencilla, un radical y un metal. El fruto de este vínculo se conoce como oxisal, oxosal o sal oxácida.

Oxisales

Para comprender qué son las oxisales, por lo tanto, tenemos que saber a qué se refieren diversos conceptos. Comencemos con la noción química de la sal: se trata de un compuesto que se forma mediante el enlace de cationes y aniones (es decir, de iones con diferente carga: positiva y negativa). Las sales, de este modo, son el resultado de una reacción que se genera a partir de la relación entre un ácido (el anión) y una base (el catión).

Los oxácidos y los hidróxidos forman las oxisales. El primer compuesto (que también recibe el nombre de ácido oxoácido) se crea a partir de una molécula de H2O (agua) y un óxido no metálico. Los hidróxidos, por su parte, están compuestos por un metal junto a uno o más aniones hidróxilos. La diferencia entre un hidróxido y un óxido se encuentra en que éstos se forman con oxígeno.

Además hay que exponer que la fórmula de los oxisales establece que entren en juego tanto lo que es el elemento metálico como el elemento no metálico y el oxígeno, sin olvidar tampoco los valores del oxoácido y la valencia del primero de los citados, del metal.

No menos importante es saber que hay varias nomenclaturas para los oxisales. No obstante, entre las más significativas se encuentran las siguientes:
• Nomenclatura tradicional. Esta es la que se toma utilizando el nombre del elemento oxoácido y consiste en sustituir su terminación –oso por –ito, o bien –ico por –aco. A esto se le añadirá el nombre del elemento metálico con una terminación en función de su valencia: -ico si posee 1, -oso si tiene 2…
• Nomenclatura sistemática. En este caso, salvo algunas excepciones, el nombre se le otorga siguiendo este orden: nombre del anión + nombre del catión + prefijo del número de átomos del elemento metálico.
• Nomenclatura en stock. Esta es muy parecida a la tradicional y requiere el uso también del elemento metálico en cuestión y de su valencia. Esta última hay que exponer que deberá ir entre paréntesis.

Hay que subrayar además que las oxisales tienen una serie de características que merece la pena destacar. Entre estas se encuentran las siguientes: la mayoría tienen la particularidad de que son solubles en agua, pueden llegar a conducir la electricidad y muchas de ellas se usan en el ámbito de la medicina para prevenir el botulismo o realizar radiografías rayos X, por ejemplo.

El nitrato de sodio, el clorito de calcio y el silicato de cobalto son algunos ejemplos de oxisales. Su uso es muy variado: pueden servir para la limpieza, prevenir enfermedades, producir vidrio o fabricar dentífricos, entre otras funciones.

Cabe destacar que la denominación de las oxisales, con sus prefijos y sufijos, obedece a diversas reglas que son comunes en el ámbito de la química.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2013. Actualizado: 2015.
Definicion.de: Definición de oxisales (https://definicion.de/oxisales/)