Definición de plazo fijo

Un depósito a plazo fijo, comúnmente llamado plazo fijo, es aquel que no permite retirar el dinero hasta el cumplimiento de un determinado tiempo. De este modo, los recursos quedan inmovilizados en el banco durante el lapso estipulado sin que su propietario pueda hacer uso de ellos, aunque generando intereses a partir de los mismos.

Debido a estos intereses, el plazo fijo es una inversión. Se trata de una operación financiera que una persona lleva a cabo para obtener, cumplido el plazo previsto, más dinero del que depositó.

Los especialistas en finanzas suelen calificar a los plazos fijos como inversiones de bajo riesgo y por eso recomiendan este instrumento a inversores de perfil conservador. Quien realiza un plazo fijo ya sabe con precisión, al momento de confirmar la operación, cuánto ganará y en qué fecha.

Supongamos que un banco ofrece una tasa de interés del 20% para depósitos a plazo fijo de 30 días. Esto quiere decir que si un cliente concreta un plazo de fijo de 1.000 pesos a 30 días, cuando se cumpla ese plazo recibirá 1.200 pesos: los 1.000 pesos del capital inicial más los 200 pesos que corresponden a los intereses.

Hasta hace algunos años, los plazos fijos debían realizarse en las sucursales bancarias. La persona entregaba el dinero y recibía un documento impreso a modo de certificado, que también servía como título valor para ser negociado.

Actualmente, en cambio, los plazos fijos suelen hacerse a través de la banca electrónica. Ingresando a su home banking, el sujeto puede elegir el monto y el plazo de su inversión: el dinero es debitado de su cuenta bancaria y luego ese capital y los intereses generados son acreditados en la misma cuenta.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2019.
Definicion.de: Definición de plazo fijo (https://definicion.de/plazo-fijo/)

Buscar otra definición