Definición de satisfacción

Satisfacción, del latín satisfactio, es la acción y efecto de satisfacer o satisfacerse. Este verbo refiere a pagar lo que se debe, saciar un apetito, sosegar las pasiones del ánimo, cumplir con ciertas exigencias, premiar un merito o deshacer un agravio.

Satisfacción

La satisfacción, por lo tanto, puede ser la acción o razón con que se responde a una queja o razón contraria. Por ejemplo: “Con esta entrega, hemos cumplido con la satisfacción de su pedido”, “Vamos a obsequiarle una camiseta para satisfacer sus requerimientos”, “La empresa invierte millones de dólares al año en la satisfacción de las necesidades de sus clientes”, “No hay satisfacción que valga para hacer olvidar este mal momento”.

Satisfacer a los demás es muy importante, pero sólo debe hacerse una vez que logramos sentirnos a gusto con nosotros mismos y cubrir nuestras necesidades. No es sano preocuparse exclusivamente por el prójimo, sin importar cuánto signifique para nosotros; la falta de amor propio sólo puede conducir a relaciones nocivas, que acaban por destruirse y destruirnos. Para estar en condiciones de ayudar a nuestro entorno debemos aprender a respetarnos y darnos lo que nos hace bien.

El cumplimiento del gusto o del deseo también se conoce como satisfacción: “Para mi satisfacción, Peñarol ganó tres a uno y quedó en la punta de la tabla de posiciones”, “La película me produjo una gran satisfacción ya que me permitió volver a ver los bellos paisajes de mi pueblo natal”, “La habitación, ¿es de la satisfacción de la señora?”.

Se entiende la satisfacción como un estado mental que se produce por la optimización de la retroalimentación cerebral. Diferentes regiones del cerebro compensan su potencial energético y brindan la sensación de plenitud.

SatisfacciónAl alcanzar la satisfacción, el funcionamiento mental del ser humano se encuentra en armonía. La satisfacción contribuye a la felicidad mientras que, por el contrario, la insatisfacción genera sufrimiento.

Un ámbito en el cual se suele utilizar el término satisfacción es la sexualidad. Cuando dos personas mantienen relaciones sexuales, se espera que ambas alcancen un estado de satisfacción, que se sientan a gusto con la experiencia y que sacien su necesidad de estar juntos. Sin embargo, éste no siempre es el caso, ya que por diversas razones suele ocurrir que la unión no sea producto de la mutua voluntad, o que una de las partes no se preocupe porque la otra disfrute del acto sexual tanto como ella.

Lamentablemente, la satisfacción no se asocia a la vocación tan comúnmente como a la sexualidad. Encontrar el propio camino en la vida es necesario para alcanzar la plenitud como persona, pero la falta de incentivo por parte de padres y educadores suele dificultar considerablemente este descubrimiento, tan esencial para la vida como el propio oxígeno. Cuando nos sentimos a gusto con nuestra profesión nos predisponemos positivamente para encarar el resto de los aspectos de nuestra existencia.

Esto no significa que la vocación sea el único punto fundamental para sentirnos satisfechos con nuestra vida; es tan importante como las relaciones interpersonales y como nuestros principios. Para ser felices necesitamos encontrar sentido a nuestro día a día, tener con quién compartirlo y basar nuestra existencia en la compasión por los demás y en la búsqueda de la justicia. Si falta alguno de esos elementos, la satisfacción es pasajera, ya que no conseguimos un equilibrio.

La presunción o vanagloria es otro significado de satisfacción: “Con gran satisfacción, puedo afirmar que hemos alcanzado una nueva marca de ventas”, “Mi principal satisfacción es haber vuelto a conquistar el campeonato”. En este caso, el término satisfacción puede usarse como sinónimo de orgullo, ya que se trata del placer que nos causa un logro, el éxito en un campo que nos importa mucho.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2011. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de satisfacción (https://definicion.de/satisfaccion/)