Definición de tarjeta de débito

Una tarjeta es un objeto de forma rectangular que contiene algún tipo de información. Un débito, por su parte, es una deuda y, por extensión, un cierto monto de dinero que forma parte del debe de una cuenta bancaria.

Tarjeta de débito

La idea de tarjeta de débito refiere a un instrumento financiero de uso muy extendido en todo el mundo. A través de esta tarjeta, una persona puede extraer dinero en efectivo de su cuenta bancaria o realizar pagos en diferentes comercios, ya que el monto se le descuenta automáticamente de la cuenta.

Para que estas operaciones sean posibles, la tarjeta de débito alberga información codificada sobre el usuario en una banda magnética. Cuando la tarjeta es introducida en un dispositivo capaz de “leerla”, la máquina en cuestión accede al nombre de su titular y al número de su cuenta bancaria, entre otros datos. Así, cuando la persona introduce su tarjeta de débito en un cajero automático (ATM) e ingresa su clave de acceso, puede realizar extracciones y depósitos de su cuenta bancaria, consultar el saldo, etc.

De igual forma, cuando alguien entrega su tarjeta de débito en un comercio y el vendedor pasa la tarjeta por el lector correspondiente, se puede cerrar una operación comercial ya que el dinero a pagar se debita de la cuenta del comprador.

La principal ventaja de la tarjeta de débito es que permite realizar compras o pagar servicios sin necesidad de trasladar dinero en efectivo. Como las tarjetas de débito funcionan con clave o las operaciones se validan mediante la firma del titular, su operación resulta segura.

Por otro lado, dado que la tarjeta de débito sólo permite realizar compras por un valor igual o menor al crédito que la persona posee en su cuenta bancaria, no existe el riesgo de hacer gastos descomunales, algo que puede suceder tras un robo o bien al dejarse llevar por la tentación de tener un producto demasiado caro para nuestra economía.

Esto que puede verse como un beneficio también es una limitación importante, especialmente si comparamos la tarjeta de débito con la de crédito: la última nos permite comprar productos o pagar servicios por montos mucho mayores al disponible en nuestra cuenta bancaria, con la posibilidad de pagarlos a plazos.

Tarjeta de débitoDe esta manera, un cliente con un trabajo estable puede embarcarse en la adquisición de un gran electrodoméstico, de un juego de mobiliario o incluso de su coche favorito (siempre dependiendo del límite que imponga la entidad emisora); con una tarjeta de débito, solamente podría hacerlo si dispusiera de todo el dinero junto.

Así como en el caso anterior, la facilidad con la que una tarjeta de crédito nos permite comprar lo que deseemos también puede volverse en nuestra contra, ya que muchas veces nos vemos atrapados en una financiación de más de un año y sin el dinero para hacer frente a las cuotas, algo que jamás puede ocurrirnos con una tarjeta de débito.

Otra de las diferencias entre ambas, y quizás la primera que notamos cuando nos dirigimos a un banco para solicitarlas, es que la tarjeta de débito suele acarrear menos requisitos, especialmente en lo referente a la situación laboral. Como es de esperarse, una entidad financiera no puede otorgar las comodidades antes mencionadas de la tarjeta de crédito a un individuo sin trabajo o con ingresos demasiado inestables.

En pocas palabras, la tarjeta de débito puede parecer la opción fácil frente a la de crédito, la que menos prestaciones nos ofrece, pero también puede ser vista como la mejor compañera de los compradores compulsivos y una buena herramienta para medir nuestros gastos, siempre con la comodidad de no vernos obligados a llevar dinero en efectivo.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2014. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de tarjeta de débito (https://definicion.de/tarjeta-de-debito/)