Definición de termómetro

En primer lugar vamos a proceder a determinar el origen etimológico del término termómetro que ahora nos ocupa. En este sentido podemos establecer que aquel está compuesto de dos vocablos claramente delimitados: la palabra griega thermos, que se puede traducir como “caliente”, y el término griego metron, que es sinónimo de “medida”.

Termómetro

Un termómetro es un instrumento que permite medir la temperatura. Los más populares constan de un bulbo de vidrio que incluye un pequeño tubo capilar; éste contiene mercurio (u otro material con alto coeficiente de dilatación), que se dilata de acuerdo a la temperatura y permite medirla sobre una escala graduada.

El termoscopio que Galileo Galilei inventó en 1592 está considerado como el antecesor del termómetro. Este dispositivo contaba con una bola de vidrio hueca y un tubo soldado a ella y permitía medir los cambios de temperatura a partir de la contracción o dilatación de una masa de aire.

Al incorporar la graduación numérica al termoscopio, surgió el termómetro. En 1714, Gabriel Fahrenheit creó el mencionado termómetro de mercurio. Este científico también es el creador de la escala termométrica Fahrenheit, que se convirtió en la unidad de temperatura en el sistema anglosajón de unidades. La escala más común, de todas formas, es Celsius, bautizada en honor a Anders Celsius.

El pirómetro, por otra parte, es un termómetro que permite medir la temperatura de una sustancia sin estar en contacto con ella. Se basa en la distribución de la radiación térmica.

No obstante, existen otros muchos tipos de termómetros. Así, por ejemplo, nos encontramos con los digitales que son los que se han convertido en los más utilizados en los hogares ya que son sencillos, rápidos y no contaminan. Esta última razón se explica por el hecho de que no contienen en su interior mercurio.

De la misma forma, tampoco podemos pasar por alto la existencia de los termómetros clínicos. Estos pueden ser de dos clases, digitales o de mercurio, y son los que se emplean en los distintos centros sanitarios para medir la temperatura corporal de los pacientes.

A todos estos podríamos añadir los termómetros de máximas, que se encargan de registrar las temperaturas máximas; los de mínimas, que hacen lo propio con la temperatura más baja; y los diferenciales. Estos últimos se emplean para poder llevar a cabo la medición de lo que son diferencias pequeñas de temperatura.

Asimismo están los termómetros de cocina que tienen una gran utilidad pues sirven para determinar la temperatura a la que se encuentran determinados alimentos. Ello nos ayudará, en muchos casos, a saber si un plato que hemos realizado necesita estar más tiempo en el horno o ya se halla en el punto justo.

Existen otros tipos de termómetros que funcionan a partir de la resistencia eléctrica, de la fuerza electromotriz o de los cambios que experimenta un gas, por ejemplo.

Los termómetros tienen múltiples usos. La amplia variedad de instrumentos tiene su lógica de acuerdo a las distintas utilizaciones del dispositivo. Hay termómetros que se usan en la producción industrial y que deben soportar temperaturas muy altas. Los clásicos termómetros de mercurio, en cambio, se utilizan para tomar la fiebre.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2010. Actualizado: 2013.
Definicion.de: Definición de termómetro (https://definicion.de/termometro/)

Definiciones Relacionadas

Top