Definición de ablativo

Antes de entrar de lleno en la definición del término ablativo, se hace imprescindible que procedamos a determinar el origen etimológico de la palabra. En este sentido, tenemos que decir que deriva del latín, en concreto, de “ablativus”, que puede traducirse como “relativo a lo llevado” y que es fruto de la suma de los siguientes componentes:
-El prefijo “ab-”, que indica separación.
-La palabra “latus”, que deriva de un verbo que significa “producir” o “llevar”.
-El sufijo “-tivo”, que se emplea para hacer mención a una relación pasiva o activa.

Ablativo

La idea de ablativo se utiliza en el terreno de la gramática y está vinculada a la construcción de las oraciones. Ablativo es un caso gramatical que permite señalar distintas circunstancias a través del uso de preposiciones. Cabe destacar que se llama caso gramatical a la atribución de una marca de tipo morfosintáctica a un elemento de acuerdo al rol que ejerce en la predicación verbal.

Lo que hace el ablativo es evidenciar las circunstancias espaciales, temporales o de otro tipo, modificando a uno o más términos de acuerdo a la función que desarrollan en la oración.

Por ejemplo: “Hay intrusos en casa”. En este caso, la preposición “en” permite informar sobre la circunstancia de lugar. Así se específica que los “intrusos” están “en casa”. Otro ejemplo de caso ablativo es “Falleció por una infección” (la preposición “por” permite incluir la causa de muerte en la oración en cuestión).

En el castellano, ciertos pronombres personales (como “consigo”, “contigo”, “conmigo”, “ti” y “mí”) disponen de formas ablativas. En otros pronombres, la forma ablativa es coincidente con la forma que tiene el nominativo-vocativo.

El ablativo tiene diferentes características de acuerdo a la lengua. En el latín, supone modificar la terminación de un vocablo para señalar las circunstancias. En este idioma, se hace referencia al ablativo absoluto para nombrar a la construcción cuya particularidad es presentar todos sus elementos constitutivos en ablativo.

Es importante establecer que en el latín existen un total de ocho casos gramaticales, la mayoría de los cuales “heredó” del protoindoeuropeo. Y entre esos se encuentra el caso ablativo, del que merece la pena conocer algunas relevantes señas de identidad:
-Es el caso que presenta más usos distintos.
-Las palabras que se muestran en ablativo se utilizan básicamente como complementos circunstanciales, en cualquiera de sus muchas versiones.
-Numerosos son los tipos de ablativos que existen en latín, entre los que están el de comparación, el de lugar, el de manera, el ablativo de instrumento, el de causa o el de precio, por ejemplo.
-Se considera que el ablativo de esta lengua que nos ocupa viene a ser el resultado de haber sumado a la perfección otros tres casos procedentes de antiguos idiomas. En concreto, se determina que viene a ser el fruto de la unión del instrumental, del separativo y también del locativo.

El húngaro, el vasco, el turco, el finés y el sánscrito son otras de las lenguas que usan el caso ablativo para añadir información sobre las circunstancias que rodean aquello expresado en la oración.

Un material ablativo, por otra parte, es aquel que permite proteger a un vehículo espacial contra las altas temperaturas.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2015. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de ablativo (http://definicion.de/ablativo/)