Definición de alabastro

El alabastro es un tipo de piedra de color blanco que se emplea para la realización de objetos decorativos o de esculturas. El concepto tiene su raíz etimológica en la lengua griega y llegó al castellano a través del latín alabaster.

Alabastro

Por lo general se trata de una clase de yeso que, si bien resulta compacta, no presenta una gran dureza. Aunque al no ser tan duro puede dañarse con cierta facilidad, esta misma característica permite moldearlo o tallarlo con mucha precisión.

Uno de los usos más frecuentes del alabastro en la antigüedad era la fabricación de los recipientes donde se almacenaban perfumes. Por extensión, se empezó a llamar a alabastros a esos vasos carentes de asas.

“El vaso de alabastro”, en este marco, es el nombre de un cuento del escritor argentino Leopoldo Lugones. Publicado por primera vez en 1923, en el relato tiene protagonismo un vaso de alabastro del Antiguo Egipto, que albergó un perfume durante treinta siglos.

Al ser translúcido, el alabastro también se utilizaba en ventanas y en las tulipas o las pantallas de los productos de iluminación. Por lo general el alabastro se combinaba con otros materiales.

Es importante mencionar que los objetos de alabastro deben cuidarse con esmero para evitar daños. Como el material se disuelve en agua, no debe exponerse a la humedad. Las partículas contaminantes del aire, por otra parte, suelen mancharlo. Los especialistas recomiendan limpiarlo solo con cepillos de cerdas suaves. Además sugieren manipular los elementos de alabastro con guantes para no mancharlos ni rayarlos.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2015.
Definicion.de: Definición de alabastro (http://definicion.de/alabastro/)