Definición de bestia

El concepto de bestia tiene varios usos. La primera acepción que menciona el diccionario de la Real Academia Española (RAE) hace referencia a un animal de cuatro patas.

Bestia

Si nos centramos en esta definición, podríamos afirmar que un perro, una vaca o un gato son bestias. Sin embargo, es más habitual que la noción se emplee para aludir a los animales de carga, como un caballo o un buey. Por ejemplo: “Pobre bestia, ya está agotada de tirar de ese carruaje”, “Necesito tres o cuatro bestias para trasladar los materiales hasta el galpón”, “Sujeta el arado a la bestia para comenzar a trabajar”.

La palabra bestia también se utiliza respecto a los animales salvajes en general: “¡Esa bestia me quiso comer!”, “En el safari vimos todo tipo de bestias”, “Las bestias que viven en la selva no son malas: solo buscan defender su territorio y alimentarse”.

Más allá de los animales, se llama bestia a las criaturas mitológicas, los monstruos y otros seres de fantasía: “Cuando era chico pensaba que debajo de mi cama se escondían bestias malvadas”, “El minotauro era una bestia que habitaba en un laberinto”, “El niño se asustó al oír la historia de la bestia del sótano”.

Por último, se suele conocer como bestia al individuo que carece de educación, que no tiene buenos modales o que actúa con violencia y agresividad: “Eres una bestia: no entiendo cómo puedes cometer tantos errores ortográficos”, “No seas bestia, dile a los invitados que pasen”, “La bestia de Ramiro me empujó y me hizo caer al suelo”.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de bestia (http://definicion.de/bestia/)