Definición de caricia

El término caricia deriva del italiano carizze, que es una variante de carezza. El concepto alude a una demostración de afecto que se concreta rozando con la mano el cuerpo de otro ser humano o de un animal.

Caricia

Las caricias pueden consistir en un roce de la mano en el rostro, en el brazo o en la espalda, por citar algunas posibilidades. Se puede vincular esta expresión de cariño a un beso o un abrazo, aunque puede presentar múltiples connotaciones.

Por ejemplo: “Cuando era chico y me ponía triste, lo único que me consolaba eran las caricias de mi abuela”, “No quiero tus caricias en este momento: estoy furiosa”, “A mi perro le encantan las caricias”.

Puede decirse que una caricia es una manifestación afectiva. Cuando una persona acaricia a otra, le está transmitiendo que la tiene en cuenta o que le importa. Por eso acariciar es una acción que desarrolla un sujeto pero que tiene su efecto más importante en otro.

De acuerdo a cómo se desarrollan, las caricias pueden ser muy diferentes. Una madre puede acariciar en la mejilla a su hijo para que deje de llorar, mientras que un docente puede hacerle una caricia en la cabeza a un alumno para felicitarlo por su buen desempeño académico. También existen, entre los adultos, las caricias sexuales o íntimas: actos que se desarrollan para obtener y/o propiciar placer sexual, sin que exista la penetración.

Las caricias, por último, pueden ser simbólicas y consistir en elogios, halagos y expresiones de amor o reconocimiento: “Este premio es una caricia para mí”, “Las palabras del sacerdote fueron una caricia al alma”, “La extensión del contrato resultó una caricia para el experimentado jugador”.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de caricia (http://definicion.de/caricia/)