Definición de beso

Un vocablo de origen celta derivó en el latín basium, que luego llegó a nuestro idioma como beso. Así se llama al acto y el resultado de besar: presionar o rozar con un movimiento de los labios a otra persona a modo de saludo o como manifestación de cariño. En ciertos casos particulares el beso puede tener otros sentidos.

Por ejemplo: “Anoche, cuando salimos del cine, Ezequiel me dio un beso en la boca”, “Antes de acostarme, pasaré por tu habitación y te daré un beso”, “¡Hola Juanito! ¿No vas a darme un beso?”.

Los besos más usuales son aquellos que se dan en la mejilla o en los labios. En algunos países es habitual que la gente se salude con un beso en la mejilla, incluso cuando no existe confianza. En Argentina, por citar un caso, dos hombres que apenas se conocen pueden darse un beso en la mejilla para saludarse. El beso, en estos casos, resultaría equivalente a un apretón de manos, aunque con menor formalidad.

Esto puede resultar muy difícil de entender en otros países, especialmente por cuestiones propias del machismo. Es necesario recordar que nunca deberíamos asumir que una persona a la que acabamos de conocer o a quien vemos por la calle es heterosexual, solamente por creer que ésta es la orientación sexual más normal; si vemos a dos hombres por la calle, bien pueden ser pareja y por lo tanto no deberíamos esperar que se estrechen la mano al saludarse.

Por otro lado, es lamentable que la estrechez mental nos lleve a pensar que hay algo de malo en que un hombre le dé un beso a otro pero que aceptemos sin ningún problema la misma situación entre dos mujeres. Si nos despojásemos por un par de segundos de las cuestiones culturales y las imposiciones sociales, y aplicásemos de forma exclusiva la lógica a estos razonamientos, nos parecerían absurdos y contradictorios.

Los besos en los labios, en cambio, suelen limitarse a las parejas sentimentales, aunque también pueden tener lugar entre padres e hijos, por ejemplo, en varias culturas. Es frecuente que dos personas que mantienen un noviazgo o que están casadas se saluden con un beso en la boca. Existen, en este contexto, distintas clases de besos, que permiten revelar intenciones variadas.

Si quienes se dan un beso en los labios abren la boca y hacen que sus lenguas entren en contacto, se están dando un beso francés. Este tipo de beso genera estimulación erótica y suele dar paso a una relación sexual.

Los besos en la mano (como modo de galantería), los besos en el pie (reflejan sumisión) y los besos en el cuello (como juego erótico) son otras clases de besos entre seres humanos.

Cabe destacar que los besos, en el sentido de un contacto que se realiza con la boca y tiene algún fin, también existen en otras especies de animales, como primates y aves. Los perros y los gatos, por su parte, dan besos de otra forma, o al menos así lo interpretamos los seres humanos: lamen al otro individuo de forma repetida, ya sea en la boca o en otras partes del cuerpo, y así expresan diferentes emociones y transmiten mensajes particulares.

La observación de los lobos, por ejemplo, ha demostrado que algunas crías besan en la boca a sus padres para pedir su aprobación cuando quieren hacer algo que no está muy bien visto por ellos o bien para demostrarles su sumisión. En la relación con los seres humanos, cuando los lobos o los perros nos besan, tendemos a pensar que nos demuestran su amor, y esto lo devolvemos con besos, abrazos y caricias.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2016. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de beso (https://definicion.de/beso/)

Definiciones Relacionadas

Top