Definición de abeto

Es importante conocer, en primer lugar, el origen etimológico de esta palabra. Y eso nos lleva a determinar que deriva del latín, en concreto, de “abies” – “abietis”, que fue como se dio en llamar antiguamente a una especie vegetal de la familia Pinacea.

Abeto

Un abeto es un árbol que pertenece a la familia de las abietáceas o pináceas. Se trata de un género (Abies) que abarca más de cincuenta especies, entre las especies primarias y las especies secundarias.

Los abetos se caracterizan por su gran altura: pueden superar los 50 metros y llegar, en ciertos casos, hasta los 80 metros. Su tronco, que tiene una corteza de tono blancuzco, crece derecho y finaliza en una copa de forma cónica. El fruto del abeto es una piña cilíndrica.

Lo habitual es que el abeto crezca en terrenos elevados y de clima más bien frío. Es posible encontrar abetos en bosques de América del Norte, Europa y Asia. Por sus características, los abetos se asemejan a los cedros.

Cabe destacar que la madera del abeto se utiliza en el terreno de la construcción pese a no contar con mucha capacidad de resistencia. Su color y su tamaño, de todos modos, la vuelven valiosa para el desarrollo de marcos y de puertas. Cuando es instalada a la intemperie, en cambio, la madera del abeto tiene una durabilidad reducida ya que suele sufrir procesos rápidos de putrefacción o ser atacada por insectos.

En muchos países, los abetos se emplean como árboles de Navidad. De este modo, se decoran con adornos, guirnaldas y luces. La tradición indica que el abeto navideño se decora el 8 de diciembre (Día de la Virgen o de la Inmaculada Concepción) y se mantiene ornamentando hasta el 6 de enero (Día de los Reyes Magos).

Además de todo lo expuesto, merece la pena destacar otras características del abeto, entre las que sobresalen las siguientes:
-Produce resina olorosa en bastante cantidad.
-Las hojas que tiene son planas, presentan bastante rigidez y se identifican también por su pequeño tamaño. Precisamente estas señas de identidad son las que hacen que muchas personas consideren que son hermosas, desde un punto de vista estético, y que, por tanto, son los abetos las mejores opciones para darle vitalidad y elegancia a sus jardines.
-Desde el siglo VIII se considera que este árbol es sagrado, así lo determinó San Bonifacio cuando en un acto de fuerza que llevó a cabo con árboles el único que logró no caerse fue el que nos ocupa. De ahí quizás se explique el hecho de que sea utilizado para decorar las viviendas en Navidad, cuando se festeja el nacimiento de Jesús.
-Tiene la particularidad de que tiene una gran capacidad de adaptación tanto al clima como al tipo de suelo. De ahí que se establezca que es muy fácil su cuidado y mantenimiento. No obstante, lo aconsejable es que se ubique sobre terrenos con notable humedad, por lo que se convierte en un árbol ideal para zonas de alta montaña.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2015. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de abeto (https://definicion.de/abeto/)