Definición de acogedor

El primer significado del adjetivo acogedor que menciona el diccionario de la Real Academia Española (RAE) refiere a aquel o aquello que acoge. El verbo acoger, por su parte, alude a cobijar, amparar o recibir con afecto.

Acogedor

Por ejemplo: “Muchas gracias, he pasado una hermosa noche: han sido anfitriones muy acogedores”, “Al llegar nos alojamos en un hotel antiguo pero acogedor”, “Es un pueblo acogedor, con habitantes solidarios”.

Una persona acogedora es amable, de trato agradable. Estos individuos se caracterizan por ser afectuosos y por preocuparse por el bienestar de los demás. Un hombre, al enterarse de que su vecino se encuentra atravesando un mal momento a nivel anímico, lo invita a su casa a ver una película y luego le propone quedarse a cenar para poder continuar conversando. Durante toda la velada, se muestra interesado en los problemas del vecino y trata de ayudarlo para que se sienta bien. Puede decirse, de este modo, que es un sujeto acogedor.

Cuando el adjetivo se aplica a un lugar, se vincula a la comodidad que otorga y a su ambientación. Por lo general, los espacios que se califican como acogedores son aquellos que brindan calidez y que hacen que las personas estén a gusto y tranquilas. Un restaurante que tiene pocas mesas, utiliza velas en su iluminación y musicaliza el salón con jazz a bajo volumen podría calificarse como acogedor. Por el contrario, un restaurante masivo, lleno de gente que grita y con música a todo volumen, no será nunca mencionado como acogedor debido a sus características.

De todos modos, no debemos olvidar que el término acogedor tiene un significado subjetivo, por lo cual no todas las personas lo interpretan de la misma forma. Esto no significa, por otra parte, que no existan ciertas convenciones, como las mencionadas en los párrafos anteriores; sin embargo, dado que cada individuo puede entender la comodidad y la calidez a su manera, un sitio acogedor para unos puede ser desagradable para otros.

AcogedorUn matiz que vale la pena destacar en este concepto es la apertura a nivel emocional que se necesita del lado de quien recibe las atenciones y las comodidades propias de un lugar o de un individuo acogedor. Dicho en otra palabras, si no estamos receptivos, no podremos apreciar las características antes mencionadas, ya que la idea de acogedor recién cobra sentido cuando tiene lugar esta fusión entre las dos partes.

Por otro lado, un lugar acogedor suele requerir una cierta dedicación para mantener su estado en el tiempo. Tomemos el caso de una casa considerada acogedora por la calidez de sus colores, la comodidad que ofrecen sus sillones y el perfecto equilibrio de temperatura que consigue a lo largo de las cuatro estaciones; si sus dueños dejaran de limpiarla y ordenarla, o si ya no la calefaccionaran de forma adecuada en invierno, por ejemplo, dejaría de ser calificada como acogedora.

Con respecto al uso de este término para hacer referencia a las personas, también es posible señalar que un grupo de gente es acogedor, que el ambiente perceptible en una determinada reunión es acogedor. Esto puede darse, por ejemplo, cuando alguien cambia de trabajo o de centro de estudios, si se encuentra con un espacio en el cual su presencia es bienvenida y siente que puede estar a gusto allí.

Retomando la importancia de la apertura a nivel emocional, por mucho que se esfuerce un grupo de personas en recibir de forma cálida y amable a un nuevo compañero de trabajo o de clase, si éste no se muestra receptivo, ya sea por timidez u otros problemas que le impidan tratar libremente con los demás, no podrá apreciar el trato acogedor, e incluso podría considerarlo hostil.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2015. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de acogedor (https://definicion.de/acogedor/)