Definición de

Adviento

Adviento es un concepto religioso propio del cristianismo que identifica al periodo que marca el comienzo de cada año litúrgico. Este ciclo, que se prolonga por cuatro semanas, es aprovechado por los fieles católicos para llevar a cabo distintas acciones vinculadas a la fe que les permiten llegar espiritualmente preparados, y en paz, a la festividad conocida como Navidad.

Según los historiadores, el inicio de la liturgia propia de esta celebración se remonta a finales del siglo IV, acentuándose a lo largo del siglo V (época donde en noviembre se daba comienzo a la Cuaresma de San Martín). Se cree que el Adviento se instauró en la Iglesia Católica por iniciativa del papa Siricio. Es oportuno indicar que, desde la antigüedad, algunos obispados prohíben determinados sacramentos (como sucede con el bautismo, por indicar una referencia concreta).

Preparativos para Navidad

Los cristianos viven el Adviento con tradiciones y prácticas religiosas que los preparan para celebrar, a fines de diciembre, el nacimiento de Jesús.

Si tienes poco tiempo, revisa el índice o el resumen con los puntos clave.

Símbolos y prácticas de Adviento

Entre los símbolos y las prácticas que caracterizan a las cuatro semanas de Adviento aparece, por ejemplo, la corona de adviento sobre la cual se colocan, por lo general, dos pares de velas de colores específicos (aunque, en ocasiones, se opta por poner cinco velas de adviento). La tradición marca que, complementando la acción con oración y lectura de algún pasaje de la Biblia, se va encendiendo una por semana. La vela de Cristo, considerada como la quinta de estos cirios que aparecen en el círculo de Adviento, se prende exclusivamente al celebrarse el nacimiento de Jesús.

Los sábados (jornadas dedicadas a la Virgen María) que transcurren a lo largo de este tiempo litúrgico, en tanto, suelen destinarse al desarrollo de unas misas especiales bautizadas como Rorate. Estos oficios religiosos, que comienzan antes de que amanezca con el templo únicamente iluminado por velas y los candelabros que se encienden en el altar, se arrancan con cantos de Adviento.

A partir del siglo XIX se extendió desde Alemania hacia el resto del mundo una pintoresca cuenta regresiva que le permitía a los niños calcular, desde inicios de diciembre, los días que iban restando para la llegada de la Nochebuena y la visita de Papá Noel. Se utilizaba, para ello, un calendario de Adviento que no tardó en popularizarse: hay, desde entonces, quienes optan por obsequiarlos junto a golosinas o chocolates para que la espera resulte dulce.

Adornos de Navidad

A medida que transcurre el Adviento van multiplicándose las ornamentaciones y los preparativos de Navidad.

No menos destacable es el tono de la ornamentación y la vestimenta, que dejan lucir a una gama cromática morada, violeta o púrpura (color litúrgico) en señal de espera. Para expresar la alegría en esta época, durante el domingo de Adviento número tres se elige prender una vela rosa (color litúrgico).

Personajes bíblicos de este tiempo litúrgico

Los personajes bíblicos que adquieren relevancia en el tiempo litúrgico conocido como Adviento, periodo donde son leídos diferentes pasajes del Antiguo Testamento, son varios.

El profeta Isaías es el más sobresaliente porque transmite esperanza sobre la salvación de la humanidad y contagia la fe en torno a la fidelidad del Señor. También posee notoriedad San Juan el Bautista a raíz de sus mensajes y de sus acciones, ya que acostumbraba a orar y cumplió ayuno, por ejemplo.

No se puede pasar por alto tampoco la trascendencia de la Virgen María, a quien se tiene presente en distintas misas, en rezos del rosario y en la liturgia de las horas. Junto a ella (que vivió un adviento propio, una espera, desde la anunciación realizada por el Ángel Gabriel) se nombran, asimismo, a José de Nazaret y a Isabel.

Sagrada Familia

Aunque el pesebre se suele armar cada 8 de diciembre, al niño Jesús se lo coloca el 25 de diciembre a fin de simbolizar su llegada.

Adviento y Navidad

Los conceptos de Adviento y Navidad resultan inseparables ya que la primera noción marca la preparación en camino a la Natividad de Jesús, acontecimiento ocurrido en la ciudad de Belén y que cada 25 de diciembre se evoca, justamente, con festejos navideños y villancicos.

La costumbre lleva a que millones de personas, a lo largo de diciembre, repartan su tiempo entre prácticas religiosas y hábitos más materialistas que poco se conectan con la fe y con la necesidad de guardar silencio, servir a los más necesitados y lograr paz espiritual.

Mientras que comercios, calles y hogares se tornan más vistosos a fin de año gracias a las decoraciones navideñas y entre adultos es frecuente el envío de felicitaciones de Navidad, los más pequeños se ilusionan con el armado y la colocación de adornos en el abeto de Navidad (cuya punta suele coronarse con la figura de una estrella brillante para representar a la Estrella de Belén). A su alrededor, de acuerdo a la tradición, dejará regalos Papá Noel, que como a veces no logra llegar a tiempo a cada vivienda necesita la solidaridad, la generosidad, el amor y el esfuerzo de sus ayudantes para que a nadie le falte un obsequio en esa época tan especial. También el pesebre (donde debe haber espacio para pastores, ovejas y, por supuesto, para la Sagrada Familia) cobra trascendencia en esta instancia que dentro de la comunidad cristiana se vive con emoción, compromiso y devoción.

Cómo citar este artículo Verónica GudiñaPublicado por Verónica Gudiña, el 12 de septiembre de 2023. Adviento - Qué es, definición y concepto. Disponible en https://definicion.de/adviento/
Buscar otra definición
x