Definición de biomoléculas

Lo primero que hay que conocer, antes de entrar de lleno en el establecimiento del significado del término biomoléculas, es su origen etimológico. En este caso, podemos decir que es fruto de la suma de dos componentes claramente delimitados:
-El sustantivo griego “bios”, que puede traducirse como “vida”.
-La palabra latina molécula. Esta es el resultado de la unión del nombre “moles”, que es equivalente a “masa”, y el sufijo latino “-culum”, que se usa para indicar “herramienta o instrumento”.

Biomoléculas

Se conoce como biomoléculas a aquellas moléculas que constituyen a los organismos vivos. Una molécula, por su parte, es la unidad más pequeña de una sustancia que mantiene sus propiedades químicas.

El oxígeno, el hidrógeno, el carbono, el nitrógeno, el azufre y el fósforo son los bioelementos (los elementos químicos que necesita un ser vivo para desarrollarse con normalidad) más comunes de las biomoléculas. Estos elementos químicos posibilitan que se establezcan enlaces covalentes y múltiples, permiten que los átomos de carbono desarrollen esqueletos tridimensionales y dan lugar a múltiples grupos funcionales.

Otros datos interesantes acerca de las biomoléculas son las siguientes:
-Tienen su origen en la primera mitad del siglo XX. Y es que fue en el año 1922 cuando el científico ruso Aleksandr I. Oparin dio a conocer su teoría sobre el origen del mundo y también de las primeras biomoléculas. Se trataba de un biólogo y químico que utilizó sus conocimientos de geología e incluso de astronomía para desarrollar su hipótesis, que ha sido un pilar básico dentro de la ciencia.
-Si se tiene en cuenta lo que es el grado de complejidad de la estructura de las biomoléculas hay cuatro tipos diferentes: los intermediarios metabólicos, las macromoléculas, las precursoras y las unidades estructurales.
-Numerosas son las funciones que tienen las biomoléculas y que les hacen ser esenciales en la vida del ser humano. Así, pueden desde permitir el correcto funcionamiento de los órganos de aquel como mejorar la defensa del organismo pasando por conseguir que este tenga la energía necesaria para el día a día.

Las biomoléculas pueden dividirse en orgánicas e inorgánicas. Las biomoléculas orgánicas disponen de una estructura cuya base es el carbono y son sintetizadas por los organismos vivos. Las proteínas, las vitaminas, los carbohidratos, los lípidos y los ácidos nucleicos son biomoléculas orgánicas.

Las biomoléculas inorgánicas, por su parte, están presentes tanto en los organismos con vida como en los elementos inertes que resultan necesarios para la subsistencia. El agua (H2O) es un ejemplo de biomolécula inorgánica.

Se denominan metabolitos primarios a las biomoléculas que participan en procesos vitales esenciales. La ribosa, la glucosa, las vitaminas B y la fructosa están entre los principales metabolitos primarios.

Los metabolitos secundarios, por otro lado, proceden de las biomoléculas que forman parte de los metabolitos primarios, desarrollando funciones que complementan a las esenciales. Entre ellos podemos nombrar a los alcaloides, los terpenos y los policétidos. Puede decirse que los metabolitos secundarios son compuestos orgánicos que el organismo sintetiza y que no son fundamentales en el desarrollo y la reproducción.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2016. Actualizado: 2018.
Definicion.de: Definición de biomoléculas (https://definicion.de/biomoleculas/)

Buscar otra definición