Definición de caldera

La Real Academia Española (RAE) reconoce más de una decena de acepciones del término caldera, que procede del vocablo latino caldaria. Muchas de ellas dependen de la región geográfica.

Caldera

Una caldera puede ser un recipiente, por lo general metálico, que se utiliza para el calentamiento o la evaporación de agua u otro líquido o para la cocción de algo. En este sentido, caldera puede ser un sinónimo de tetera o pava. Por ejemplo: “Voy a poner un poco de agua en la caldera”, “Fíjate si ya está lista la comida que se encuentra en la caldera”, “¿Dónde está la caldera? Quiero prepararme un té”.

En los sistemas de calefacción, una caldera es un dispositivo que, gracias a una fuente energética, puede calentar el agua que luego circula por radiadores y tubos. Existen distintos tipos de calderas, como las calderas de combustible fluido y las calderas de combustible sólido.

En el terreno de la heráldica, la caldera es una figura artificial que suele emplearse de a dos en la orla o en el escudo. La caldera se dibuja con asas levantadas que finalizan en cabezas de serpiente.

Para la geología, por otro lado, una caldera es una depresión que se genera por erupciones intensas de uno o más volcanes. Las calderas se caracterizan por presentar muros escarpados.

También se denomina caldera a la máquina que se usa para hervir agua y generar vapor, el cual sirve como energía. En una caldera se transfiere calor al fluido a una presión constante y se logra que dicho fluido cambie de estado.

El cambio de fase del fluido es de estado líquido a vapor saturado. De acuerdo con la ITC-MIE-AP01, la Instrucción Técnica Complementaria relativa a las calderas, se denomina de esta forma a cualquier aparato de presión que consiga transformar el calor de una fuente de energía en energía posible de utilizar, ya sea que el medio de transporte se encuentre en vapor o fase líquida.

El caso de la caldera es especial, ya que usa temperaturas muy elevadas para calentar un conjunto de intercambiadores de calor para producir el cambio de fase antes mencionado. Además, de modo similar a ciertos contenedores de gas, se construye con acero laminado para poder alojar fluidos a presiones muy superiores a la ambiental, lo cual la convierte en un depósito bajo presión o recipiente de presión.

Dado que el vapor tiene muchas aplicaciones, especialmente el que proviene del agua, en la industria existen muchos usos para este tipo de caldera, como ser los siguientes:

* esterilización: en el pasado, muchos hospitales contaban con calderas para esterilizar el instrumental médico con vapor. Esto también sucedía en los comedores industriales para limpiar los cubierto de forma rápida y segura, y también para la elaboración de alimentos en ollas de metal llamadas marmitas;

* calentamiento de fluidos: uno de los casos más comunes se da en la industria del petróleo, donde los petróleos pesados se calientan con el uso del vapor y su fluidez mejora considerablemente;

* producción de electricidad: esto se puede lograr por medio de un ciclo Rankine (un ciclo termodinámico que tiene la finalidad de convertir en trabajo el calor; esto también se conoce con el nombre de ciclo de potencia). En las centrales termoeléctricas, la caldera es un elemento indispensable.

Uno de los nombres fundamentales de la historia de la caldera es el de James Watt, un ingeniero mecánico nacido en Escocia en el año 1736 que descubrió el potencial del vapor como fuerza económica frente a la manual y animal. Fue a partir de entonces que comenzó el desarrollo de la caldera a nivel industrial, y poco a poco se aplicó en diferentes ámbitos.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2016. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de caldera (https://definicion.de/caldera/)

Buscar otra definición