Definición de caldo

El vocablo latino caldus, que puede traducirse como “caliente”, llegó a nuestro idioma como caldo. El concepto se utiliza para nombrar al líquido que se emplea a la hora de sazonar o cocer ciertas comidas.

Caldo

Los caldos se elaboran hirviendo distintos ingredientes en agua, de manera tal que el sabor y el aroma de los productos elegidos queden en el líquido. Es posible preparar caldos con vegetales o carnes de diferente tipo.

Para preparar un caldo de calabaza, por ejemplo, es necesario colocar este fruto en agua y hacerlo hervir varios minutos. Puede usarse tanto la pulpa de la calabaza como su cáscara y sus semillas. Al agua, además, se le puede añadir sal, pimienta y otros condimentos. Cuando el caldo ya esté listo, tendrá una tonalidad anaranjada y sabor a la calabaza, aún cuando se extraigan los componentes sólidos (pulpa, cáscara, etc.).

Es posible elaborar caldo de pescado, caldo de pollo o gallina y caldo de res, entre muchos otros. La preparación siempre es la misma: se deben cocer los ingredientes en agua.

Cuando al caldo se lo hace hervir un tiempo prolongado para que se reduzca el líquido, se obtiene un fondo. De acuerdo al color, puede hablarse de fondo oscuro o de fondo blanco.

Con un caldo pueden prepararse múltiples comidas. Lo más usual es que se empleen para elaborar sopas, añadiendo fideos u otros ingredientes al caldo para que se cocinen en él. Los caldos también sirven para la preparación de arroces y de guisos.

Cabe destacar que el caldo se comercializa deshidratado, en forma de cubos (dados) o en polvo. Al agregarles agua, se obtiene el caldo tradicional.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de caldo (https://definicion.de/caldo/)