Definición de animal acuático

Antes de entrar de lleno a definir el término animal acuático, vamos a proceder a determinar su origen etimológico. Al hacerlo descubrimos que las dos palabras que le dan forma emanan del latín:
• Animal, procede de “animal” que puede traducirse como todo aquel ser que cuenta con respiración.
• Acuático, por su parte, deriva de “aquaticus”. Un término este que se encuentra compuesto por dos partes claramente diferenciadas: el sustantivo “aqua”, que es sinónimo de “agua”, y el sufijo “-tico”, que se usa para indicar “relativo a”.

Animales acuáticos

Los animales son aquellos seres vivos que forman parte del reino Animalia, pueden movilizarse por su cuenta, se reproducen de manera sexual, absorben oxígeno al respirar e ingieren alimentos. El concepto, en su sentido más amplio, incluye al Homo sapiens aunque, por lo general, el uso del término se limita a los animales no racionales.

Acuático, por su parte, es un adjetivo que refiere a lo vinculado con el agua. La palabra suele utilizarse con referencia a aquellos seres que viven en ella o a los objetos que, por su naturaleza, permanecen en el agua de manera constante.

Los animales acuáticos, por lo tanto, son aquellos seres vivos pertenecientes al reino Animalia que pasan la mayor parte de su subsistencia en el agua. Esto no quiere decir, de todas maneras, que se trate sólo de animales capaces de respirar bajo el agua, sino que hay animales acuáticos que deben asomarse a la superficie para captar el oxígeno.

Aunque existen muchos tipos diferentes de animales acuáticos, es importante saber que todos ellos cuentan con una serie de características comunes tales como estas que mostramos a continuación:
• Se han tenido que adaptar al mar, concretamente a sus mareas y a las distintas corrientes de agua que se producen. De ahí que unos posean aletas, otros discos basales, algunos cuenten con caparazones…
• No menos importante es que la alimentación de estos seres vivos, de un modo u otro, depende del fitoplancton, que es una especie de planta que vive en el mar y que es microscópica. Y es que se encuentra situada en la base nutricional de dichos animales.
• Asimismo hay que destacar que también han tenido que adaptarse a las temperaturas del agua por lo que cada clase cuenta con unos mecanismos que así lo consigue: escamas, sangre pálida…

Los peces son el ejemplo más representativo de los animales acuáticos. Estos vertebrados disponen de branquias para respirar de manera subacuática, por lo que no necesitan salir del agua: de hecho, cuando son extraídos de su medio, mueren. Los peces cuentan con aletas para nadar y suelen presentar el cuerpo cubierto de escamas.

Otros animales acuáticos, en cambio, deben subir a la superficie para respirar. Ese es el caso del delfín, un mamífero que dispone de un único espiráculo para absorber el oxígeno del aire.

Es importante destacar que existen animales acuáticos que también pasan una buena cantidad de tiempo sobre la tierra, por lo que suelen ser calificados como semi-acuáticos. Los castores y los hipopótamos, por ejemplo, están en este grupo.

Hay que tener en cuenta que dentro del conjunto de animales acuáticos hay varios que se encuentran en peligro de extinción, como son la foca monje del Mediterráneo, la nutria marina, la ballena gris o el pez napoleón, entre otros.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2012. Actualizado: 2015.
Definicion.de: Definición de animal acuático (https://definicion.de/animal-acuatico/)
Top