Definición de claustrofobia

Para poder conocer el significado del término claustrofobia, se hace necesario descubrir, en primer lugar, su origen etimológico. En este caso podemos establecer que es un neologismo que se formó a partir de dos partes claramente diferenciadas:
-La palabra latina “claustrum”, que puede traducirse como “cerrado” o “cerrojo”.
-El sustantivo griego “fobia”, que es sinónimo de “temor irracional hacia algo”.

Claustrofobia

Partiendo de esos dos términos se dio forma en el año 1879 a claustrofobia por parte de Benjamin Ball, profesor de la Universidad de París.

La claustrofobia es la fobia que se experimenta hacia los lugares cerrados. Forma parte de los llamados trastornos de ansiedad, que se produce cuando la persona sufre una ansiedad que resulta patológica.

En el caso de la claustrofobia, el miedo y la aversión surgen cuando el individuo se encuentra en un ambiente de pequeñas dimensiones, en un túnel, en una cueva o en un ascensor, por citar algunas posibilidades. La fobia está vinculada a los eventuales efectos negativos relacionados a este tipo de espacio, como quedarse sin aire.

Por lo general el claustrofóbico intenta evitar los sitios cerrados ya que en ellos se siente vulnerable y sin libertad. Cuando acceder a esta clase de lugares le resulta ineludible, comienza a tener diversas sensaciones derivadas del elevado nivel de ansiedad: mareos, taquicardia, sofocación, sudoración, temblores, etc. Una vez que se aleja de aquello que le provoca la fobia, la ansiedad se reduce y los síntomas desaparecen.

El desarrollo de claustrofobia suele producirse ante una experiencia traumática en un lugar cerrado. Si una persona sufre un accidente en un túnel y queda atrapada durante diez horas hasta que la rescatan, posiblemente empiece a sentir pánico al estar en un sitio sin luz natural y con escasa ventilación. La claustrofobia también puede contraerse al ser testigo u oyente de un suceso negativo como el mencionado.

El tratamiento de la claustrofobia se lleva a cabo con sesiones de terapia junto a un psicólogo o un psiquiatra. El profesional intenta que el paciente desarrolle las herramientas necesarias para controlar y modificar la reacción patológica que desencadena ante los espacios cerrados y así superar el miedo.

Otros datos importantes sobre la claustrofobia son los siguientes:
-Los estudios llevados a cabo sobre este temor hay que establecer que vienen a indicar que, por regla general, se debe a algún tipo de situación traumática vivida durante la infancia. Situación que llevó a que la persona permaneciera encerrada en una habitación a oscuras, a que estuviera encerrada dentro de un armario…
-Tener pensamientos de que va a quedarse sin aire o de que va a morir, dolor en el pecho, náuseas o incluso fuertes dolores de cabeza son otros de los síntomas que experimentan los claustrofóbicos ante una situación que venga a sacar a luz ese temor que sienten.
-Además de las sesiones con un psicólogo o psiquiatra, el tratamiento puede consistir en el empleo de fármacos, como son los ansiolíticos, o en el uso de herramientas de relajación como sería el caso, por ejemplo, del llamado mindfulness, que en los últimos años ha conseguido tanta relevancia.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2016. Actualizado: 2018.
Definicion.de: Definición de claustrofobia (https://definicion.de/claustrofobia/)

Buscar otra definición